Público
Público

El cambio climático es peor que en 2006, según Stern

Nicholas Stern llama a una "nueva revolución industrial" contra el calentamiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El hombre que abrió los ojos al mundo sobre los costes económicos del cambio climático dio ayer una de cal y otra de arena. 'Los riesgos asociados con el calentamiento son mucho mayores que en 2006', dijo el economista británico, que ese año publicó un informe que detallaba las extensas facturas que iban a afrontar los gobiernos de todo el mundo si no tomaban medidas para frenar el ascenso de las temperaturas asociadas a los gases contaminantes.

'Hoy tenemos más emisiones y un número mayor de bosques y ecosistemas están deteriorados', alertó ayer Stern, que ha viajado a Madrid para recibir el Premio Fronteras del Conocimiento en Cambio Climático de la Fundación BBVA. Por encargo de Reino Unido, este economista del Tesoro Británico publicó un documento en el que, entre otras cosas, calculaba que actuar contra el calentamiento costaría un 1% del PIB, pero el impacto de no hacerlo podría causar gastos por el valor de un 20%. Aquel trabajo era una clara exposición del coste de la inacción cuyas conclusiones se escucharon en medio mundo.

'Hoy, el coste de no actuar es mucho más preocupante'

'Hoy, el coste de no actuar es mucho más preocupante, aunque el de actuar es menos del que habíamos pensado', comentó ayer Stern. El economista, que ahora trabaja como profesor de Economía y Gobierno en la London School of Economics, dijo que ya no se precisa 'una revolución verde', sino 'una nueva revolución industrial y energética' para adaptarse a los efectos del cambio climático, potenciar las energías renovables y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El futuro que pinta Stern pasa por el mantenimiento de la energía nuclear como fuente minoritaria. 'China planea construir hasta 200 centrales en los próximos 30 años', advirtió el especialista. 'Si el país sigue expandiéndose, la energía nuclear supondrá una fracción importante de la tarta energética que, no obstante, estará muy lejos de ser mayoritaria', concluyó el experto.