Público
Público

Cáncer de pulmón El cáncer de pulmón se ensañará con las mujeres durante la próxima década

El número de hombres que morirá a causa de esta enfermedad se irá reduciendo, mientras que el de las mujeres no empezará a frenarse hasta 2026, según los cálculos de una investigación de la Univesitat Internacional de Catalunya.

Publicidad
Media: 3
Votos: 5
Comentarios:

Una mujer fumadora. AFP

El cáncer de pulmón se está convirtiendo en una de las principales amenazas para la salud de las mujeres. No sólo porque cada vez hay más mujeres que mueren a consecuencia de esta enfermedad en España, sino sobre todo, porque las cifras no empezarán a disminuir, como muy pronto, hasta el año 2026.

Es la conclusión principal a la que ha llegado un equipo de investigadores de la Univesitat Internacional de Catalunya (UIC Barcelona), el Institut Català d’Oncologia (ICO) y la Universidad de Alcalá, que por primera vez ha conseguido establecer un paralelismo científico entre el consumo de tabaco y las muertes por cáncer de pulmón en nuestro país. El hallazgo es importante, porque siguiendo ese patrón matemático es posible predecir cómo irá evolucionando la enfermedad y a cuánta gente afectará en los próximos años.

“Lo que hemos visto es que hay una tendencia divergente entre hombres y mujeres. Mientras en los hombres las muertes irán remitiendo, en las mujeres seguirán aumentando año a año, hasta 2026, cuando se prevé que empiecen a bajar”, explica en conversación con Público José M. Martínez-Sánchez, responsable del Grupo de Investigación de evaluación de determinantes de salud y políticas sanitarias de UIC, e investigador principal del estudio.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han comparado los datos históricos sobre consumo de tabaco por parte de hombres y de mujeres desde 1940 hasta 2011; y, en paralelo, las cifras de muertes por cáncer de pulmón. Las curvas que dibujan ambas tendencias son extremadamente parecidas, aunque con 30 años de diferencia. Es decir, que las consecuencias mortales del cáncer no aparecen, de media, hasta tres décadas después de haber empezado a fumar.

Así, el gran consumo masculino de tabaco que se produjo entre los años 1950 y 1970, se vio reflejado en un aumento de las muertes por cáncer de pulmón entre 1980 y el año 2000. Las mujeres, en cambio, no comenzaron a consumir tabaco de manera relevante hasta los años 70, y siguió aumentando hasta la década de los 2000. Por eso el índice de mortalidad en las mujeres está todavía creciendo y por eso seguirá creciendo, hasta que se cumplan, aproximadamente, 30 años desde que las mujeres empezaron a reducir su consumo.

En cualquier caso, Martínez-Sánchez aclara que el margen de 30 años no es aplicable a nivel individual, sino únicamente para un gran grupo de consumo. Además, las estadísticas han tenido en cuenta sólo el consumo de tabaco manufacturado (industrial) y con personas que fumaban, al menos, una cajetilla al día. Habría que reajustar, por tanto, la medición, para saber cómo afectará el consumo que se está haciendo hoy (con gran influencia del tabaco de liar) en la mortandad de mañana.

Gráficas de consumo de tabaco en hombres y mujeres, y su paralelismo con la mortalidad por cáncer de pulmón. UIC

“Para el año 2020 o 2025 se prevé que en España haya más mujeres que mueran de cáncer de pulmón que de cáncer de mama”, asegura Martínez Sánchez, que señala que la mayoría de mujeres que mueren por la enfermedad están entre los 50 y los 60 años (las que empezaron a fumar en los años 70). Para 2026, el año en el que se prevé alcanzar el pico de mortandad , los investigadores estiman que fallecerán en España 19.1 mujeres por cada 100.000 a consecuencia de la enfermedad.

Aunque hay diferentes tipos de cáncer de pulmón y no todos están asociados al tabaco, se estima que fumar es la causa principal en el 70% o el 80% de los casos de cáncer de pulmón, el cáncer más habitual y uno de los más mortales a nivel mundial que, además, se está feminizando.

Antes, el cáncer de pulmón estaba asociado sobre todo a los hombres, pero en los últimos diez años, los fallecimientos de mujeres en España por esta causa han aumentado un 80%. Según datos del Ministerio de Sanidad, además, las adolescentes fuman más que los chicos de su misma edad: 33,2% frente al 29,6%.

“Esta investigación y sus mecanismos de predicción nos dan la oportunidad de tomar medidas de salud pública para ayudar a la reducción del consumo de tabaco entre las mujeres y detener el aumento de la mortalidad prevista”, dice Martínez-Sánchez.