Público
Público

Captados indicios de un lago en Marte

La ESA fotografía los vestigios de una gran laguna que se creó tras el impacto de un asteroide

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace 3.700 millones de años, un asteroide golpeó con violencia contra la superficie de Marte. El cráter que provocó, de 65 kilómetros de diámetro, pronto se llenaría de agua. Un gran lago ahora se ha descubierto, seco, gracias a las cicatrices que dejó en la piel del planeta marciano: un delta de 115 kilómetros cuadrados de superficie y el cauce de los numerosos ríos que lo alimentaban. La Agencia Espacial Europea (ESA) acaba de hacer públicas varias imágenes que presentan este gran boquete en las tierras altas del sur de Marte con todo detalle.

Se trata del cráter Ebers-walde, que ha sido fotografiado por primera vez por la sonda Mars Express, revelando el extraño pasado de este accidente geográfico. Aunque una parte del Eberswalde fue cubierto por el impacto posterior de otro asteroide, que creó un cráter mayor a su lado (el Holden), en la zona visible se conservan los restos de lo que en un tiempo fue un gran delta. Restos de sedimentos oscuros depositados con el transcurso del tiempo en forma de abanico junto a Eberswald dejan un claro testimonio del húmedo pasado del árido planeta rojo.

Esta estructura en forma de delta, identificada por primera vez con la nave espacial Mars Global Surveyor, determina la presencia de un lago en el cráter en aquel pasado remoto. Estas características proporcionan 'una prueba inequívoca de que hace tiempo el agua fluía por la superficie de Marte', según señaló la ESA en un comunicado.

Eberswal de estuvo a punto de convertirse en el objetivo de la próxima expedición marciana, denominada Curiosity, que finalmente investigará en el cráter Gale desde el verano de 2012.