Público
Público

Las centrales nucleares españolas superan las pruebas de resistencia

En un informe preliminar, el Consejo de Seguridad Nuclear concluye que la capacidad de reacción ante un desastre es la adecuada.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Consejo de Seguridad Nuclear asegura que todas las centrales españolas han superado las pruebas de estrés requeridas por la Unión Europea tras el desastre de Fukushima en Japón a principios de año.

En un informe preliminar, el regulador nuclear español asegura que 'el planteamiento y las medidas propuestas por los titulares se consideran adecuados, debiendo ser completados en sus respectivos informes finales'.

En este sentido, fuentes del CSN han añadido que los informes cumplen en 'forma y fondo' con las mencionadas especificaciones. En todo caso, el análisis del Consejo considera 'correctas' las descripciones y valoraciones realizadas por las plantas, 'habiéndose identificado aspectos en los que la información deberá ser completada'.

El informe analiza la capacidad de respuesta frente a inundaciones, terremotos y accidentes severos

Tal y como ha recordado el CSN, las pruebas de resistencias son un ejercicio que incluyó la Unión Europea a todas las centrales con el fin de verificar el grado de resistencia de las instalaciones nucleares. Este informe preliminar analiza la capacidad de respuesta de las centrales frente a inundaciones, terremotos, accidentes severos o pérdida de energía eléctrica, e identifica medidas para mejorar su nivel de resistencia.

El análisis final deberá ser remitido a los organismos reguladores antes del 31 de octubre y éstos, antes del 31 de diciembre, deberán llevar sus conculsiones finales a la Comisión Europea. El proceso se someterá a una revisión por equipos formados por representantes de todos los organismos reguladores y de la Comisión Europea que deberá terminarse antes del 30 de abril de 2012.

El CSN tiene previsto revisar en detalle los nuevos cálculos y realizará inspecciones específicas antes de la emisión del informe final en diciembre. El regulador español añade que el diseño de detalle y la implantación de las mejoras identificadas en el informe, así como otras medidas que se deriven de las lecciones de Fukushima, se realizarán dentro de una planificación a corto y medio plazo.