Publicado: 23.10.2015 21:15 |Actualizado: 24.10.2015 18:58

Un 'cerebro fugado' por los recortes de Rajoy desarrolla en EEUU una aplicación para detectar la dislexia

Se trata de un método en Internet de detección precoz de esta dificultad de lecto-escritura para niños a partir de tres años, desarrollado por la joven investigadora Luz Rello, para la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburg.

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 10
Comentarios:
Uno 'cerebro fugado' por los recortes de Rajoy desarrolla en EEUU una aplicación para detectar la dislexia. Se trata de un método en Internet de detección precoz de esta dificultad de lecto-escritura para niños a partir de tres años, desarrollado por la j

Un 'cerebro fugado' por los recortes de Rajoy desarrolla en EEUU una aplicación para detectar la dislexia. Se trata de un método en Internet de detección precoz de esta dificultad de lecto-escritura para niños a partir de tres años, desarrollado por la joven investigadora Luz Rello, para la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburg.

En España, 4,7 millones de personas padecen dislexia y un elevado porcentaje de ellos ni siquiera es consciente de hacerlo. Buena parte de este 10% de la población sufre o ha sufrido, precisamente, por esta falta de detección precoz, lo que les ha llevado a ser etiquetados como vagos o con falta de interés en el colegio cuando, en realidad, eran víctimas del trastorno de neurodesarrollo más común. Tanto es así que cerca del 40% del fracaso escolar se atribuye a algún tipo de dificultad de lecto-escritura.

Ahora, gracias al esfuerzo de Luz Rello, una joven investigadora española, la detección precoz está al alcance, evitando que estos problemas de aprendizaje lastren durante años la vida de las personas. Dytective es un método en Internet de detección precoz de estas dificultades de lecto-escritura para niños a partir de tres años.

“Se trata de un juego de unos 15 minutos que mezcla diferentes criterios lingüísticos y de atención y con los que es posible determinar con un grado de precisión del 86% si ese niño tiene riesgo de padecer trastornos como la dislexia”, explica Rello. Ese 86% de precisión está en continua evolución pues se trata de una investigación en curso que avanza a medida que incrementa el número de sus participantes.



Y es que cada jugador de Dytective proporciona más de 200 variables distintas que, una vez aplicadas las técnicas de Inteligencia Artificial (IA) y de procesamiento masivo de datos –conocido como Big Data-, genera un algoritmo capaz de anticiparse antes de que el trastorno se produzca.

Este es el motivo por el que la investigadora hace un llamamiento, especialmente a los colegios, para que 10.000 niños hispanohablantes jueguen a Dytective y contribuyan a la investigación y, con ello, a la perfección del algoritmo. Para ello, basta acudir al proyecto Change Dyslexia que esta española tiene en marcha.

Uno 'cerebro fugado' por los recortes de Rajoy desarrolla en EEUU una aplicación para detectar la dislexia. Se trata de un método en Internet de detección precoz de esta dificultad de lecto-escritura para niños a partir de tres años, desarrollado por la j

“Las actuales técnicas de diagnóstico precoz no sólo son carísimas, sino que requieren de la presencia de un especialista y de mucho tiempo”

Tal y como explica Rello, “las actuales técnicas de diagnóstico precoz no sólo son carísimas, sino que requieren de la presencia de un especialista y de mucho tiempo”. Con esta herramienta online, las ventajas en cuanto a tiempo y coste hablan por sí solas pues, según subraya la investigadora, “podríamos hacer mucho dinero con Dytective, pero cuando vea la luz definitivamente queremos sacarlo a un precio mínimo sostenible para que todo el mundo, independientemente de su poder adquisitivo, se pueda beneficiar se ella”.

Hasta el momento, el apoyo fundamental que ha encontrado Rello en España viene de la mano de la fundación Ashoka, puesto que a la hora de tratar con la Administración se ha topado con el obstáculo de las competencias transferidas. En lugar de poder articular algún proyecto desde el ministerio de Educación, esta lingüista ha de ir Comunidad Autónoma por Comunidad, comprobando que existe el marco legal adecuado para ello. Así las cosas, Murcia se perfila como la primera región que podría arrancar una experiencia de este tipo, aunque Dytective ya se ha nutrido con información de algunos colegios españoles, así como de Colombia y Chile.

Otro cerebro fugado

A pesar de su juventud -31 años- Rello tiene una amplia experiencia tratando con este tipo de trastornos de lecto-escritura. De hecho, antes de desarrollar Dytective, que ha requerido cerca de un año y la participación de siete personas, su equipo y ella crearon otras herramientas de apoyo a la escritura y la lectura, como Dyswebxia o Piruletras.

En ese sentido, la lingüista explica que “esos cerca de seis años trabajando con este tipo de herramientas nos han aportado mucha información para desarrollar Dytective, que a diferencia de aplicaciones como Piruletras, se anticipa al problema”. Además y aunque no fue el detonante para volcarse con estos trabajos, Rello es disléxica, lo que “me da la empatía necesaria para tratar con los niños y, sobre todo, sacar fuerzas de donde no las hay”, pues llegar hasta aquí no ha sido un camino de rosas.

La investigación detrás de este nuevo método de detección precoz es tan innovadora que, según apunta Rello, “estamos pendiente de conseguir la patente”. Una patente, por otro lado, que una vez más irá a parar fuera de España y, más concretamente, a la Universidad Carnegie Mellon (Pittsburg, EEUU), que está especializada en tecnología y robótica.

Uno 'cerebro fugado' por los recortes de Rajoy desarrolla en EEUU una aplicación para detectar la dislexia. Se trata de un método en Internet de detección precoz de esta dificultad de lecto-escritura para niños a partir de tres años, desarrollado por la j

“Solicité una beca en España y me fue denegada, al tiempo que me quería contratar la universidad con el mejor departamento de informática del mundo; así que me tuve que marchar”

Rello lamenta que cuando terminó su doctorado en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, “solicité una beca en España y me fue denegada, al tiempo que me quería contratar la universidad con el mejor departamento de informática del mundo; así que me tuve que marchar”. Ni el premio de la asociación EuroScience a la mejor investigadora joven europea (European Young Researcher Award, EYRA) en 2013 ni su posterior galardón en 2014 por la revista MIT Tecnology Review como “Innovator under 35” parecieron ser suficientes en España para que nuestra Administración aprovechara su talento.

Ahora, sus planes pasan por regresar a España y lo hará gracias al compromiso y el apoyo de Ashoka en el proyecto, “pero no lo haré como investigadora, sino como emprendedora social”, concluye.