Público
Público

China ocultó dos vertidos durante un mes

A los pescadores de la zona no se les notificó el suceso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las costas chinas han sufrido en el último mes dos vertidos de petróleo que han contaminado 840 km2 de océano, pero nadie supo nada hasta ayer. La Corporación Nacional Petrolera de las Costas de China (CNOOC en inglés), principal extractor de gas y petróleo del país y de propiedad estatal, ocultó la catástrofe durante todo este tiempo. Sólo la denuncia de 11 ONG medioambientales y las acusaciones de la prensa oficial (algo muy poco común) han sacado a la luz el vertido, originado en dos plataformas ubicadas en el golfo de Bohai, al noreste del país.

Según la Administración Estatal Oceánica (AEO), todavía hay escapes de crudo, aunque menores y 'bajo control'. Es la segunda vez en un año que una empresa china oculta un vertido de petróleo, ya que, en 2010, la explosión de dos tuberías en un depósito de almacenamiento de petróleo vertió, según Greenpeace, entre 60.000 y 90.000 toneladas de crudo al Mar Amarillo.

Es la segunda vez en un año que una empresa china oculta un vertido

'El impacto será a largo plazo y complicado, ahora estamos profundizando en las investigaciones', indicó Wang Bin, subdirector de la AEO. El primer escape se produjo el pasado 4 de junio en la plataforma B del campo de extracción petrolera de Penglai, pero no se identificó el origen hasta el 12 de junio. Cinco días más tarde, el 17, se detectó otra fuga en la plataforma C. Todavía no se conocen las causas de ambos accidentes.

Este desastre medioambiental confirma la impunidad con que operan las petroleras chinas, que además de permitir la degradación del entorno pusieron en peligro la salud pública. Según el diario Global Times, los pescadores de la zona no recibieron ninguna notificación del Gobierno local, si bien el riesgo puede ser menor debido a que ocurrió en los meses de moratoria pesquera.

'El escape se ha contenido y los trabajos de limpieza están a punto de finalizar', aseguró en un comunicado la americana ConocoPhillips, que posee un 49% de la explotación. Los expertos ven el ataque de la prensa oficial china a la CNOOC y a la AEO como una muestra de que el Gobierno quiere poner freno a las negligencias medioambientales que sacuden el país desde hace décadas.