Publicado: 17.10.2016 09:22 |Actualizado: 17.10.2016 09:22

China pone en órbita su misión tripulada más larga hasta la fecha

Dos astronautas inician 33 días de misión a bordo de la nave Shenzhou-11, que se acoplará al laboratorio Tiangong-2 para iniciar los preparativos para la futura estación orbital del gigante asiático alrededor de la Tierra.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
La nave 'Shenzhou-11' ha despegado desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan. /EFE

La nave 'Shenzhou-11' ha despegado desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan. /REUTERS

China ha puesto en órbita este lunes su mayor misión espacial tripulada hasta la fecha, enviando al espacio a dos astronautas que pasarán 33 días en el laboratorio Tiangong-2 para iniciar los preparativos para la futura estación orbital del gigante asiático alrededor de la Tierra.

La nave 'Shenzhou-11' ha despegado desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, ubicado en el desierto de Gobi, según ha informado la agencia china de noticias Xinhua. La misión forma parte del plan de las autoridades del gigante asiático de contar con una estación espacial tripulada de cara a 2022.



La tradicional cuenta atrás desde diez dio paso al encendido de los propulsores y, tras provocar un ruido estruendoso, el cohete se elevó sobre del desierto rumbo a las estrellas, cuando todavía no terminaba de salir el sol y la luna estaba iluminada.

Los cuatro cohetes de apoyo se separaron a los tres minutos de vuelo del cuerpo principal, que se despegó de la nave, a su vez, poco antes de llegar a los diez minutos y, al desplegarse los paneles solares de la cápsula trece minutos después del lanzamiento, los responsables de la misión la declararon exitosa.

"El Shenzhou-11 está en su órbita determinada según el plan original. Por tanto, la puesta en órbita de la misión tripulada ha sido un éxito", anunció desde la base un oficial militar. Con el lanzamiento de la undécima nave de la familia Shenzhou -que en mandarín significa, literalmente, "barco divino"-, China cierra un paréntesis de más de tres años sin enviar astronautas al espacio.

El presidente del país, Xi Jinping, ha enviado un mensaje de felicitación por el exitoso lanzamiento de la 'Shenzhou-11', agregando que "supone la primera vez en la que astronautas chinos estarán en órbita durante un plazo medio de tiempo".

Así, ha pedido al personal de la misión "que sigan rompiendo barreras" en el programa espacial del país, con el objetivo de que "el pueblo chino dé mayores pasos y avance en las investigaciones espaciales".

Los astronautas Jing Haipeng y Chen Dong, la tripulación de la Shenzhou-11, son los encargados de ejecutar las tareas de la sexta misión tripulada que el gigante asiático envía al espacio, tras las cinco que se lanzaron entre 2003 y 2013, y que será, si se cumplen los planes, la más larga.

Jing, un veterano de 50 años que ya participó en las misiones Shenzhou-7 (2008) y Shenzhou-9 (2012), comandará la nave con la ayuda de Chen, debutante en los viajes espaciales a los 37 años.

La primera estación espacial china, Tiangong-1, lanzada en septiembre de 2011, sigue funcionando. Fue visitada por una nave Shenzhou sin tripulación y dos misiones Shenzhou pilotadas entre 2011 y 2013. Tiangong-2 fue desarrollado sobre la base de su predecesor.

Tiangong-2 también probará tecnologías que con el tiempo se pueden aplicar en la primera estación espacial de China, como por ejemplo un brazo robótico.

Más de una docena de tareas y experimentos están programadas para llevarse a cabo en el laboratorio, que abarca áreas tales como la microgravedad, la física fundamental, la ciencia de materiales y ciencias de la vida en el espacio.