Público
Público

Un chip activado por wifi sustituye a las inyecciones

Un estudio demuestra la validez de un implante en la cintura que libera la dosis diaria de un fármaco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ocho mujeres de Dinamarca se han convertido en ciborgs por voluntad propia. Son enfermas de osteoporosis que han participado en un ensayo médico sin precedentes. Las participantes, de entre 65 y 70 años, probaron en sus carnes un chip que se injerta en el abdomen y que se activa por wifi. En lugar de pincharse ellas mismas con Forsteo, el medicamento que se usa de forma habitual contra la enfermedad, un programador apretaba un botón y el aparato soltaba la dosis diaria. El método experimental dio resultado y su efectividad fue similar a la del tratamiento convencional con inyecciones.

Los creadores del aparato, del tamaño de una caja de cerillas, dicen que estos chips se podrían usar para tratar esta u otras enfermedades que requieren pinchazos regulares, como la esclerosis múltiple o incluso el cáncer.'Esto puede ser literalmente una farmacia dentro de un chip', vaticina Robert Langer, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y uno de los expertos que llevan 15 años diseñando el aparato. Con él, dice, 'puedes suministrar fármacos por control remoto apretando un botón'.

El chip de Langer, desarrollado por la empresa MicroCHIPS, que ha patentado el ingenio, fue presentado ayer por sus creadores durante una rueda de prensa en el congreso anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, que se celebra en Vancouver. 'Los pacientes con enfermedades crónicas y otras dolencias que requieren inyecciones frecuentes podrían beneficiarse de esta tecnología', explica el médico Robert Farra, otro de los creadores del aparato. 'Los facultativos pueden ajustar la terapia de sus pacientes de forma perfecta con un ordenador o un teléfono móvil', asegura el doctor Farra.

El dispositivo usado tenía 20 pequeñas celdas que suministraron otras tantas dosis durante el experimento. Después, los expertos compararon su efectividad con la del mismo fármaco inyectado. La cantidad de hueso reforzado fue equivalente, aunque uno de los implantes no funcionó por defectos de fabricación. Los creadores quieren volver a probar el chip en estudios de 'uno o dos años', según explicó Langer a este diario. Por su parte, Farra detalló que el coste de un tratamiento con chip es 'similar' al de las inyecciones, de unos '10.000 a 12.000 dólares al año [unos 9.000 euros]'. El aparato, descrito hoy en Science Translational Medicine, debe aún pasar más ensayos y ser aprobado por las autoridades sanitarias. Ya existen chips similares cargados con antitumorales o analgésicos, pero el modo de activación no es tan avanzado, explica José Ramón Careiro, del Grupo de Estudio e Investigación de la Osteoporosis (GEIOS). 'Es algo clínicamente innovador, pero para usarlos hay que estar muy seguros de la programación para saber que sólo se administra la dosis correcta', concluye el experto.