Público
Público

La ciencia se calza el tutú

Cuatro propuestas ganan la segunda edición del concurso Baile su tesis, patrocinado por la revista Science

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hay quien frunce el ceño ante cualquier intento de liberar a la ciencia de su corsé académico. No es el caso de John Bohannon, conocido también como The Gonzo Scientist (el Científico Estrafalario).

Colaborador de la revista Science, el pasado año convenció a los guardianes de este templo de la ciencia para promover un concurso de danza para científicos. La coreografía debía explicar sus tesis doctorales, abstrusas para los profanos, pero cuya esencia debía hacerse comprensible a todos los públicos gracias al baile.

Según Bohannon, “el cuerpo humano es un medio excelente para comunicar la ciencia; quizá no tan rico en datos como un estudio, pero más excitante”.

El éxito de la iniciativa pedía una segunda edición, que se ha fallado esta semana. De los 36 concursantes que filmaron su danza y la publicaron en la web YouTube, los jueces han elegido los ganadores en las categorías de estudiante predoctoral, postdoc, profesor y más popular.

El jurado está compuesto por los tres ganadores del pasado año, tres científicos de la Universidad de Harvard y tres coreógrafos de la compañía de danza Pilobolus, célebre por sus proyecciones de sombras corporales que hoy pueden verse en anuncios televisivos.

En la primera de las categorías, la australiana Sue Lynn Lau representa su tesis titulada El papel de la vitamina D en la función de las células beta, en la que investiga si la luz solar, a través de la producción de esta vitamina, aumenta la secreción de insulina por parte de las células beta del páncreas.

Lau, personificando al Hada de Azúcar de El Cascanueces transmutada en vitamina D, reparte golosinas a tres bailarines ataviados de células beta, que se activan y comienzan a soplar pompas de jabón –vesículas de insulina–, todo ello ante las piruetas solares de un danzante con linterna en la frente y al ritmo del Walking on Sunshine de Katrina & The Waves.

 

Más difícil de plasmar en expresión corporal parece la tesis que la neurocientífica alemana Miriam Sach completó en 2004 y en la cual determinó que la misma región del cerebro se encarga de procesar los verbos regulares e irregulares. Sobre una pieza del compositor turco Fazil Say, Sach contrapone un andar regular a los pasos caóticos que simbolizan los verbos irregulares, mientras refleja en sus movimientos la simetría de los procesos cerebrales y sus brazos dibujan en el aire las conexiones de las fibras nerviosas.

El bioquímico estadounidense Vince LiCata, vencedor en la categoría de profesores, reclutó a sus becarios para recrear artísticamente la tesis que leyó hace ya 18 años y en la que abordaba el comportamiento de la molécula sanguínea de hemoglobina cuando capta el oxígeno que se encarga de distribuir a los tejidos.

El resultado es Un baile molecular en la sangre, en el que cuatro intérpretes, los ladrillos de la hemoglobina, juegan con pelotas blancas de oxígeno. El registro de estas conformaciones mediante técnicas de congelación se representa por un anciano invernal que esparce nieve de corcho sobre los bailarines mientras otra figurante fotografía la escena.

 

Por último, el vídeo más popular en YouTube, con 14.138 visitas, ha sido el de la física boliviano-canadiense Markita Landry, que se marca un tango con un compañero para representar una técnica de manipulación de moléculas, aplicada al estudio de la unión entre una proteína y el ADN.

¿Y los premios? Si suele decirse que los científicos trabajan por amor al arte, la expresión puede aplicarse doblemente en este caso. Los agraciados ayudarán a crear una coreografía profesional que, bajo el título Esto es ciencia, se estrenará en Chicago en febrero de 2009. Al menos, asistirán al estreno a gastos pagados.

 

Neuronas al viento

Miriam Sach leyó en la Universidad de Düsseldorf (Alemania) su tesis titulada ‘Patrones de activación cerebral inducidos por la inflexión de verbos regulares e irregulares con tomografía de emisión de positrones. Una comparación entre sujeto único y análisis de grupo’. Actualmente esta neurocientífica ejerce como investigadora postdoctoral en la Universidad de California.

Danza sanguínea

El título de la tesis que el bioquímico Vince LiCata completó en la Universidad Johns Hopkins (EEUU) fue ‘Resolviendo vías de acoplamiento funcional en la hemoglobina humana usando enfoque isoeléctrico cuantitativo a baja temperatura en híbridos mutantes asimétricos’. Hoy es profesor del Departamento de Biología de la Universidad Estatal de Louisiana.

Tango físico

Mitad boliviana y mitad franco-canadiense, la estudiante predoctoral de la Universidad de Illinois (EEUU), Markita Landry, fue quien atrajo más visitas en YouTube con su ‘tango físico’ a dúo con su compañero Florin Bora. El baile recrea la tesis que terminará en 2011, titulada ‘Mediciones a nivel de una sola molécula en complejos Protelomerasa TelK-ADN’.