Público
Público

Científicos logran clonar células madre embrionarias de humanos

La transferencia nuclear, sistema con el que se clonó a la oveja Dolly, permitirá restaurar células dañadas a partir de otras duplicadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Científicos de Estados Unidos han logrado obtener células madre a partir de embriones clonados. La investigación abre la puerta a la clonación terapéutica, es decir, a la posibilidad de reparar daños por lesiones o enfermedades a través de estas células.

El método conocido como transferencia nuclear, hallado por los expertos de la Oregon Health & Science University, es el mismo que se usó para clonar a la famosa oveja Dolly, el primer animal duplicado genéticamente. También había sido probado con otros animales como cabras, perros o gatos.

Sin embargo, los científicos ya han aclarado que este no es el fin de sus investigaciones sino el terapéutico,  sino el de permitir a los pacientes autotrasplantarse tejido sin temor a un rechazo, ya que se trataría del mismo material genético.

Además, los resultados permiten abrir nuevas vías de investigación para desarrollar terapias personalizadas y sobre todo conocer las causas concretas de cada enfermedad. Algo que tendría un beneficio directo, dicen los científicos, en millones de pacientes en todo el mundo afectados por enfermedades hasta hoy sin tratamiento específico.

Una de las aplicaciones concretas del deascubrimiento tendría que ver con los trasplantes de médula ósea. No obstante, para que esto sea del todo posible, hace falta dar un paso más allá, el que permitiría que las células embrionarias produjeran a su vez células madre hematopoyéticas, las que permiten regenerar la médula ósea. Además, también ayudaría a combatir males como el Parkinson, la esclerosis múltiple, las enfermedades cardiacas y las lesiones de la médula espinal.

Los científicos persiguen el hallazgo de obtener células madre embrionarias humanas a partir de células de piel desde ha muchos años. De hecho, el primero en anunciarlo fue el coreano Hwang en 2004, pero finalmente terminó siendo un fracaso estrepitoso. El procedimiento experimentado en Oregón podría afectar, sin embargo, a la controversia que siempre rodea el empleo de células madre cosechadas de embriones humanos.