Publicado: 16.03.2016 10:43 |Actualizado: 16.03.2016 10:43

Cinco años de la primera luz de sincrotrón en el ALBA de Barcelona

Cinco años después esta instalación, localizada en Cerdanyola del Vallès, cuenta con siete líneas de luz para realizar experimentos punteros de física, química y biología, pero también para investigar nuevos materiales o mejorar el patrimonio cultural.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El interior del túnel de aceleradores de electrones del sincrotrón. / Sincrotrón ALBA

El interior del túnel de aceleradores de electrones del sincrotrón. / Sincrotrón ALBA

A las 15:45h del 16 de marzo de 2011 un grupo de científicos y técnicos del sincrotrón ALBA brindaban con cava. Tras ocho años desde la aprobación del proyecto, se había conseguido producir y ver luz de sincrotrón en el complejo de aceleradores de la instalación. Este momento suponía el despegue del este sincrotrón, el primero de España, que un año más tarde comenzaría a realizar los primeros experimentos.

En la actualidad, el complejo de aceleradores del Sincrotrón ALBA trabaja unas 6.000 horas al año con una fiabilidad superior al 97% y por sus instalaciones pasan cada año más de mil investigadores. El centro ha incorporado nuevas mejoras, como el funcionamiento en modo top-up (o recarga continua) o un sistema rápido de corrección de la órbita, que mejoran la estabilidad del haz.



ALBA se encuentra en operación con siete líneas de luz (o laboratorios) disponibles para realizar experimentos en diversos ámbitos científicos: física, química, biología, ciencia de materiales, propiedades magnéticas y electrónicas de nanomateriales, patrimonio cultural,... A finales de 2016, se pondrá en marcha su octava línea de luz, destinada a la microespectroscopia de infrarrojo, y en 2018 y 2020, respectivamente se finalizarán dos nuevas líneas de luz.