Público
Público

Una cinta adhesiva quirúrgica inspirada en la pata de la salamanquesa

Numerosos esfuerzos han tratado de mimetizar la anatomía del geco o salamanquesa para replicarla en adhesivos de fabricación industrial.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El geco o salamanquesa es uno de los modelos más clásicos de la ingeniería inspirada en la naturaleza. Esta criatura es capaz de trepar por superficies tan lisas como un cristal sin perder pie y sin emplear pegamentos.

El secreto de su facultad está en la estructura de sus dedos, que se extienden en discos dotados de una serie de finas láminas formadas por miles de microscópicos pelos. Entre estas vellosidades y la superficie se establecen estrechos contactos moleculares que unen eléctricamente ambos elementos por una fuerza llamada de Van der Waals.

El adhesivo perfecto 

Aunque es una interacción débil, la suma de todos estos enlaces se traduce en un potente adhesivo perfecto, sin componentes químicos, sin desgaste y resistente al agua.

Numerosos esfuerzos han tratado de mimetizar la anatomía del geco para replicarla en adhesivos de fabricación industrial. El último de ellos, con visos de culminar en éxito, se publica el lunes en PNAS.

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EEUU) han aplicado técnicas de fabricación de microchips para obtener una goma biológica biodegradable cuya estructura imita esas vellosidades.

Añadiendo un pegamento basado en azúcares como ayuda para actuar en superficies húmedas, el resultado es una cinta adhesiva que, según los autores, podría servir para tapar una úlcera o sellar un intestino operado, entre otros usos. Ya lo han ensayado en ratas y cerdos, con resultados prometedores.