Público
Público

La cirugía que jubilará al bisturí

Las operaciones que aprovechan los orificios naturales para extraer órganos se consolidan en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nadie se atreve todavía a ponerle fecha de caducidad al bisturí tradicional, pero su jubilación está más cerca que nunca. La cirugía del futuro, que se caracteriza por la ausencia de cicatrices visibles, es ya una realidad consolidada en España, aunque todavía está recorriendo las etapas iniciales de su desarrollo.

Esta novedosa técnica, conocida como cirugía endoscópica transluminal a través de orificios naturales (NOTES, en sus siglas en inglés), presente en España desde hace sólo un año y medio, se basa en el acceso a los órganos internos aprovechando las cavidades naturales del cuerpo humano y evitando hacer incisiones en la pared abdominal. Así, mediante un corte de pocos centímetros en la vagina, el ombligo –en su calidad de orificio embrionario–, el estómago o el ano, los cirujanos llegan a los órganos enfermos para su tratamiento o extirpación.

La ausencia de cicatrices conlleva no sólo un menor riesgo de infecciones, sino también menos dolor, una indudable mejora cosmética y tiempos de recuperación mucho más breves.

Los dos últimos ejemplos del desarrollo de esta técnica en España se han registrado esta misma semana en dos hospitales de Barcelona, el Clínic y el de Sant Pau. En el caso del Clínic, un equipo de especialistas dirigido por el jefe del Servicio de Urología, Antonio Alcaraz, presentó ayer la primera extracción de un riñón a través del ombligo llevada a cabo en España. La intervención, realizada a una mujer de 84 años con un tumor en el riñón, duró dos horas y 40 minutos (el doble que en un caso de cirugía laparoscópica tradicional). La paciente fue dada de alta a los tres días sin señales aparentes de haber pasado por un quirófano.

Toda la operación se realizó a través de un único orificio de cuatro centímetros abierto en el ombligo en el que se instaló un puerto (un soporte cilíndrico para los instrumentos de laparoscopia). A través de este puerto, que contaba con tres entradas, se introdujeron los instrumentos necesarios, como una cámara, distintos tipos de pinzas y un bisturí eléctrico. Tras desligar el riñón enfermo de sus vasos sanguíneos, los cirujanos lo metieron en una bolsa de plástico y, a continuación, lo sacaron entero a través de una de las cánulas. En este caso se utilizó el ombligo porque los médicos aprovecharon para tratar en la misma operación una hernia abdominal que tenía la paciente, pero, en general, la forma más común de extraer órganos con cirugía NOTES en mujeres es a través de la vagina.

“La cirugía a través del ombligo está más pensada para hombres”, explicó a Público Antonio Alcaraz, que recordó que en el caso de las mujeres el Clínic ya ha hecho 13 extirpaciones de riñón a través de la vagina desde que el año pasado presentaran el primer caso en España de esta técnica.

El otro avance significativo, y en este caso pionero a nivel mundial, tiene como protagonista al Hospital Sant Pau de Barcelona, que presentó el pasado miércoles las primeras dos extracciones del bazo a través de la vagina utilizando también la técnica NOTES. Asimismo, los cirujanos del Sant Pau lograron realizar hace pocas semanas otras dos extirpaciones de bazo en sendos varones, en estos casos a través del ombligo.

Mejor observación

Manuel Trias, jefe del Servicio de Cirugía del centro catalán, defiende esta técnica frente a la cirugía tradicional, y cita una ventaja adicional para el médico: gracias a los instrumentos ópticos se observa mucho mejor el órgano a intervenir que en la cirugía abierta. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer, sobre todo en el desarrollo de instrumentos quirúrgicos apropiados: “Todavía no hay material adecuado, y hay que irlo produciendo”, dijo.

El jefe de Ginecología del Hospital Son Llátzer de Mallorca, Ángel Martín, que en 2007 formó parte del equipo de este centro que hizo la primera extracción de un órgano con cirugía NOTES (una vesícula biliar), indica que esta nueva técnica “se extiende rápido”, aunque hoy por hoy “no se enseña en las facultades”. “Se trata de una técnica de superespecialización que se aprende con la práctica clínica y que lo que necesita es más desarrollo tecnológico”, indicó.

El jefe del Servicicio de Urología del Hospital Clínic de Barcelona está convencido de que la cirugía NOTES acabará sustituyendo a la cirugía que se realiza en la actualidad en la mayoría de los centros sanitarios.

¿Cuál es la diferencia básica entre este nuevo tipo de cirugía y la laparoscopia tradicional?

En la cirugía laparoscópica tradicional colocamos diferentes puertos [cánulas por donde se introducen los instrumentos quirúrgicos] en el abdomen y hacemos otra incisión por donde sacamos el órgano, mientras que en este caso los puertos coinciden con la zona de extracción del órgano enfermo.

¿Cuáles son las principales mejoras que supone la cirugía transluminal a través de los orificios naturales (NOTES)?

La ventaja cosmética [apenas hay cicatrices] y una recuperación más rápida, ya que hay menos riesgo de infecciones y también menos dolor. Con esta técnica buscamos la operación sin cicatriz; intentamos que la cicatriz sea mínima, y que esté escondida en el ombligo o en la vagina. Éste es el objetivo último.

¿Es la falta de instrumental adecuado el principal obstáculo para la generalización de esta técnica?

En este ámbito estamos aún en precario, pero gracias a la colaboración con la industria tendremos en breve un instrumental mucho más avanzado que va a permitir que esta técnica, que está todavía en una fase muy inicial, sea lo que tiene que ser: algo de lo que todo el mundo se pueda beneficiar. En el futuro los instrumentos tendrán cabezales mejor adaptados y esto nos permitirá trabajar con mucha más habilidad.

Los accesos utilizados por esta cirugía son la vagina, el ombligo, el ano y la boca. ¿Llegarán a usarse otros orificios naturales, como el oído o la nariz?

Todavía no hemos llegado a eso. Lo más establecido es el acceso transvaginal, aunque el ombligo va a cobrar cada día más auge. El acceso mediante la boca y el estómago es todavía puramente experimental y en cuanto al ano se ha hecho algún avance, pero nos sigue pareciendo una vía peligrosa.

¿Cree que en el futuro este tipo de intervenciones sustituirán a la cirugía tradicional?

Esta técnica, que es una evolución de la laparoscopia, está naciendo, pero va a sustituir casi seguro a la cirugía que se hace ahora.