Público
Público

Una ciudad vista a través de los datos

Ocho proyectos utilizan referencias como las mediciones acústicas para mostrar una alternativa a los mapas turísticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La prensa retrata los lugares turísticos clásicos de una ciudad empleando términos como museo, concierto o restaurante. Los blog personales, en cambio, dibujan una ciudad mucho más extensa, que incluye calles menores y conceptos como cámara, broma, disco o Erasmus.

City Murmur, la ciudad vista a través de las palabras es uno de los proyectos -del grupo italiano Writing Academic English- desarrollado en las dos semanas intensivas que ha durado el taller Visualizar-08: Database City.

Este se centra en las posibilidades de las técnicas de visualización de datos aplicadas a entornos urbanos. El proyecto parte de la idea de que la ciudad genera información que necesita de un sistema gráfico para comprenderla.

Las actividades, cuyo proceso de desarrollo finalizó el 18 de noviembre con su presentación pública, han sido realizadas bajo el auspicio de Medialab Prado, un programa del Área de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid.

De los más de treinta proyectos presentados, sólo ocho (más un proyecto invitado, Cartografía del Estrecho 2.0, una representación gráfica de lo que ocurre en este espacio) fueron seleccionados.

Algunos de estos trabajos se centran en representar la información de la que ya dispone la Administración pública: In the air, de Nerea Calvillo, y Much ado about nothing, de Iván Huelves, utilizaron datos previamente recogidos por el Área de Gobierno de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, que cobran sentido al sacarlos de las estáticas tablas que los contienen y mostrarlos en movimiento.

'En la reunión nos preguntaron por el uso que le daríamos a los datos. Querían saber si iban a recibir un tratamiento científico o artístico. Cuando les dijimos que más bien lo segundo, nos los cedieron', comenta Calvillo frente a una pantalla de ordenador que muestra un mapa dinámico de diversas sustancias en suspensión en la atmósfera madrileña.

Su proyecto pretende hacer visibles los agentes microscópicos e invisibles en el aire de Madrid (gases, partículas, polen, enfermedades, etc) para observar cómo interactúan con el resto de la ciudad.

A pesar de que estos registros son públicos, a los que se facilita el acceso no son necesariamente los más útiles. 'El Ayuntamiento publica la media diaria de sus mediciones acústicas, pero no me servían. Hablando con ellos, conseguí los datos de todo 2007 medidos cada hora', explica Huelves, a quien su mapa de los niveles de ruido medidos en Madrid ha servido de proyecto de fin de carrera de sus estudios de diseño gráfico.

La ayuda que permitió superar los problemas más complejos que surgieron durante el desarrollo vino de la mano de Aaron Meyers, Fabien Girardin y Andrés y Santiago Ortiz, de Bestiario, entre otros, que impartieron diversos seminarios sobre redes, arquitectura y visualización de datos y ejercieron de profesores durante las dos semanas de trabajo.

Carolina Calouri, responsable del proyecto Lazarillo GPS, una iniciativa 'para visualizar información turística en relación al desnivel de la ruta para turistas en sillas de ruedas', comentaba la relación con sus tutores: 'Recibí mucha ayuda y discutimos mucho la presentación del prototipo, siempre partiendo de que teníamos dos semanas y yo venía con un proyecto básico'.

La colaboración de personas con intereses similares es una de las claves de los proyectos en los que se involucra el Medialab, que actúa como nexo de unión. Marcos García, su responsable de programación, explica cómo es el proceso seguido para formar los grupos de trabajo: 'La idea de Medialab es que la investigación sea permeable a la colaboración'.

Al publicarse los resultados de la convocatoria, cabe la posibilidad de que cualquier persona se inscriba en un proyecto como ayudante. 'Intentamos que cualquier persona interesada pueda participar de cualquier manera, aunque sea yendo a comprar material', detalla. Entre los colaboradores de los proyectos, podemos encontrar arquitectos, sociólogos, filósofos e, incluso, una antropóloga que terminó escribiendo un blog como cuaderno de campo.

Lo que se presenta ahora en el Medialab Prado hasta el 11 de enero es, en muchos casos, una idea desarrollada de forma básica que continuará creciendo cuando termine la exposición.

Ecovisualización-Ecoanalogización, de Fran Castillo, ha llegado a despertar el interés del Departamento de Medicina Física de la Universidad de Granada. Como afirma Gaia Scagnetti, de Writing Academic English, 'el proyecto es el resultado de un taller de dos semanas y debe ser considerado más un prototipo que algo terminado'.

Los trabajos Visualizar-08 son parte de una exposición, pero la actividad dentro del edificio del Medialab Madrid no cesa. Hasta el 14 de diciembre, está abierta la convocatoria para comunicaciones y proyectos de ‘Interactivos-09: Ciencia de Garaje’, propuesta de creación de laboratorios caseros que emplean materiales baratos y accesibles. Este proyecto de ciencia ciudadana recogerá ocho propuestas en las que la ciencia, la tecnología y el arte se mezclan con el software, el hardware y la biología para la construcción de objetos.

Estos laboratorios tienen mayor alcance a través de Internet, creando una red de intercambio de propuestas que, a veces, no tiene por qué envidiar a los laboratorios de expertos. Prueba de este tipo de movimientos son los denominados ‘dorkbots’, ‘barcamps’ o ‘hackmeetings’, reuniones en las que las personas que han colaborado a través de la Red pueden interactuar en el mundo real. Medialab Prado realiza los jueves presentaciones y debates relacionadas con los trabajos en curso, y los viernes se celebra Openlab, un foro de discusión de nuevas ideas en el que cualquiera puede participar.