Público
Público

Comienza el segundo juicio contra 'The Pirate Bay'

Neij, Sunde, Svartholm Warg y Lundström fueron condenados a un año de cárcel y a pagar 3,3 millones por violar la ley de propiedad intelectual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Corte de Apelación en Estocolmo comenzó hoy el juicio de apelación contra los cuatro responsables del portal The Pirate Bay, uno de los principales en el mundo para intercambiar y descargar archivos. Fredrik Neij, Peter Sunde, Gottfrid Svartholm Warg y Carl Lundström habían sido condenados en abril de 2009 a un año de cárcel y a pagar una indemnización de 30 millones de coronas suecas (3,3 millones de euros) por violar la ley de propiedad intelectual.

La sentencia les consideró cómplices de un delito contra la ley de derechos de autor, por proporcionar la tecnología necesaria (torrent) para promover un intercambio que es 'una transferencia ilegal al público de prestaciones protegidas por derechos de autor'. Los jueces rechazaron entonces la tesis de la defensa de que los acusados se habían limitado a suministrar una herramienta legal y que la decisión de descargar material protegido era exclusiamente de los usuarios, destacando que eran conscientes del delito y que dirigían el portal de forma organizada y con fines comerciales.

Durante las ocho sesiones marcadas para el nuevo juicio, que se espera finalice a mediados de octubre, la defensa intentará convencer a los magistrados de la inocencia de los acusados, cuyas penas de cárcel no podrán ser mayores, ya que la acusación sólo ha recurrido la cuantía de la indemnización. En el primer juicio, la acusación particular, que agrupa a multinacionales como Warner Bros, MGM, Sony BMG y Universal, había solicitado 100 millones de coronas suecas (11 millones de euros).

El segundo juicio contra The Pirate Bay (TPB), aplazado durante meses por una recusación de la defensa contra dos jueces, vuelve a poner de actualidad un proceso iniciado en 2005, cuando la Fiscalía sueca abrió un caso contra ese portal, nacido un año antes en Estocolmo. La Policía sueca detuvo en mayo de 2006 a tres de los acusados en una redada en la que se confiscaron todos los servidores y los cuatro responsables fueron acusados formalmente en enero de 2008, aunque el juicio no comenzó hasta un año después.

La popularidad del caso, aumentada por la aprobación de una ley contra el intercambio ilegal de archivos en Internet, situó al movimiento contra la propiedad intelectual en primera línea y llevó al Partido Pirata a lograr un diputado en Bruselas. Pero varios factores, como la fallida compra de TPB por una compañía de software y distintos reveses legales provocaron una progresiva decadencia, plasmada en el cierre el pasado junio de la Agencia Pirata -fundadora del famoso servidor- y el pobre resultado obtenido hace unas semanas por el Partido Pirata en las elecciones legislativas suecas, con apenas el 0,65% de los votos.

TPB, que desde mayo está alojada en los servidores del Partido Pirata, continúa siendo no obstante el portal sueco más grande y uno de los cien más populares en todo el mundo.