Público
Público

La construcción destruye al día el equivalente a 8 campos de fútbol

Greenpeace denuncia que las administraciones españolas han permitido que se pueda construir en espacios protegidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La responsable de Costas de Greenpeace, Pilar Marcos, ha denunciado que, en 20 años, España ha perdido al día el equivalente a ocho campos de fútbol por el avance de la construcción. La organización inició el pasado lunes una protesta para exigir la demolición del hotel 'ilegal' de El Algarrobico, ubicado en la costa almeriense.

Desde entonces, una docena de activistas mantienen una delegación temporal para pedir 'al Gobierno y a la Junta de Andalucía que firmen un acuerdo, que sea rubricado en el Consejo de Ministros del próximo viernes día 9, en el que se comprometan al inmediato derribo del hotel'.

La organización ecologista reclama, además, 'que la Junta de Andalucía se retire de todos los pleitos donde defiende que la parcela de El Algarrobico es urbanizable'.

En una entrevista en RNE, Marcos ha criticado que las administraciones, tanto central como regional, se escuden en que tiene que ser un juez el responsable del derribo. Greenpeace defiende que se trata de una escusa que simplemente les permite alargar 'la agonía del hotel'. Esa es, precisamente, la queja de la pancarta de 30 metros que colgaron cuando tomaron el hotel: '¿A qué esperan?'.

Greenpeace reitera que El Algarrobico es un 'ejemplo claro' de que las administraciones españolas han permitido que se pueda construir en espacios protegidos, como el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería), en el que se encuentra el hotel, a tan sólo 14 metros del mar.

Marcos ha aclarado que 'no hablamos de ir contra el sector turístico, sino hacerlo de manera ordenada', y ha recordado que a las 20.00 horas de hoy se ha convocado otra manifestación para reclamar de nuevo el derribo del hotel.

La protesta de Greenpeace se produce tres años después de que un juzgado de Almería declarara ilegal la licencia de obras del complejo, una decisión que ha sido recurrida en repetidas ocasiones 'para alargar el proceso de derribo' según Greenpeace.