Público
Público

La Corte Suprema de EEUU exime a Samsung de pagar a Apple por un supuesto plagio 

La empresa surcoreana celebra como una "victoria" el fallo que la libera de pagar 399 millones de dólares al gigante fundado por Steve Jobs pero le deberá pagar una indemnización de 930 millones de dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Persona haciendo uso de su dispositivo móvil. / REUTERS

SEÚL.- Samsung Electronics celebró hoy como una "victoria" el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que le ha eximido de pagar 399 millones de dólares (372 millones de euros) a Apple por el supuesto plagio de componentes para teléfonos móviles.

La sentencia, dictada el martes, "es una victoria para Samsung y todos aquellos que promueven la creatividad, la innovación y la competencia leal en el mercado", expuso la empresa surcoreana en un breve comunicado desde su sede en Seúl.

Samsung calificó la sentencia como una "decisión histórica" y expresó su agradecimiento a los apoyos recibidos "en nuestra lucha para garantizar un entorno legal que recompense la invención y fomente la innovación", según el comunicado.

También reaccionaron de forma positiva a la sentencia los inversores en la Bolsa de Seúl, donde las acciones de Samsung Electronics se revalorizaron un 1,43 por ciento al cierre de la sesión. La Corte Suprema estadounidense desestimó la demanda de Apple, que aseguraba que Samsung obtuvo beneficios al copiar partes del diseño patentado de sus iPhones.

El presunto plagio solo responde a una parte muy pequeña de los dispositivos

Los jueces consideraron que la empresa surcoreana no debe pagar los beneficios obtenidos de sus once modelos de teléfono porque el presunto plagio solo responde a una parte muy pequeña de los dispositivos. Samsung y Apple mantienen desde 2011 una batalla judicial por las patentes de los teléfonos móviles que les ha llevado por tribunales de todo el mundo y les ha hecho gastar millones de dólares.

En EEUU, la empresa con sede en Cupertino (California) denunció en 2011 a la surcoreana por plagiarle la apariencia de sus dispositivos móviles, y en 2012 un jurado federal dio la razón a Apple al asegurar que su rival le había copiado el diseño de algunos dispositivos en modelos como el Galaxy S II.

Como resultado del litigio, un tribunal ordenó a Samsung pagar a Apple una indemnización de 930 millones de dólares (867 millones de euros), de los que ya abonó más de 548 millones de dólares (511 millones de euros).