Público
Público

Las cunetas, un 'parque' diez veces mayor que Doñana

Un libro destaca la importancia ecológica de taludes y márgenes de carreteras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Puede que fuera el pintor Claude Monet en su obra Las amapolas (1873) el primero en captar cómo estas flores prendían mejor en los márgenes de los caminos que en los campos circundantes. España está atravesada por carreteras de todo tipo y vías férreas que han alterado el entorno que cruzan. Aunque desde mediados del siglo pasado se empezaron a incluir medidas de corrección, según un libro dado a conocer este viernes, la mayoría de las acciones de remediación se han hecho con criterios paisajísticos, convirtiendo las cunetas en jardines. La obra pretende ser una guía para que los nuevos tendidos respeten la naturaleza.

Las infraestructuras españolas de transporte, con sus zonas de servidumbre, ocupan un espacio de 5.000 km2, una extensión diez veces mayor que el Parque Nacional de Doñana. Y, sin embargo, apenas se les ha prestado atención desde el punto de vista ecológico. Aunque toda obra exige el preceptivo estudio de impacto medioambiental y el establecimiento de medidas de remediación, la realidad es que los márgenes de carreteras y vías férreas no están siendo recuperados con criterios ecológicos.

Para corregir esta situación, en 2006 la Fundación Biodiversidad puso en marcha el proyecto Expertal en colaboración con el CSIC, la Universidad Rey Juan Carlos y Cintra. El estudio pretendía descubrir las bases ecológicas que regulan el desarrollo de las comunidades vegetales en los taludes de carreteras y autopistas. Su resultados aparecen publicados ahora en el libro Restauración ecológica de áreas afectadas por infraestructuras de transporte, bases científicas para soluciones técnica, que se puede descargar desde la página de la fundación.

Los taludes de las carreteras españolas necesitan una recuperación ecológica que los integre en el entorno y la naturaleza, dijo la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, que ha pedido más 'sensibilidad' con el patrimonio natural, informa Efe. El libro pretende mostrar ese camino a los constructores.