Público
Público

Curar, no prevenir

Europa y EEUU han dejado de lado la protección contra ciertas infecciones que ya no son mortales en los países ricos, pero la relajación está disparando la incidencia de estas enfermedades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Otitis, diarrea o tos ferina. Las tres son enfermedades, pero ninguna llama al alarmismo; incluso, en el caso de la última, recuerda tiempos pretéritos. Sin embargo, en las tres enfermedades el número de incidencias se dispara año a año. La tasa de mortalidad se ha reducido hasta ratios insignificantes en los países desarrollados. No sucede lo mismo en los países del tercer mundo y, sólo en el caso del rotavirus virus que provoca la mayor parte de las diarreas, 100.000 niños mueren al año en India. Las cifras se disparan hasta los 212.000 niños al año en el caso de África o, lo que es lo mismo, 24 niños fallecen por diarrea cada hora en ese continente.

Occidente se ha relajado, puesto que son los países en vías de desarrollo los que, con tasas de mortalidad cercanas al 90%, asumen las cerca de 600.000 muertes que se producen al año en todo el mundo por el rotavirus. Frente a eso, la Unión Europea (UE) cifra en 200 los fallecimientos anuales y EEUU únicamente registra entre 20 y 30 muertes.

Diferente situación se produce, en cambio, en el caso de las hospitalizaciones, puesto que sólo en la UE se producen cerca de 100.000 anuales, respecto a las 50.000 de EEUU. Y ello, a pesar de que existen en el mercado dos vacunas, ambas de administración oral, lo que simplifica extraordinariamente su distribución.

La doctora Ruth Gil, del departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Rey Juan Carlos, afirma que 'afortunadamente, en este momento, tenemos en nuestro país dos vacunas excelentes frente a rotavirus, que han demostrado su eficacia y seguridad; por ello han sido autorizadas para su comercialización por las agencias reguladoras correspondientes, tanto nacionales como internacionales'.

Sin embargo, la falta de percepción de las incidencias hospitalarias por parte de los pediatras ha hecho que las vacunaciones se vean reducidas. Paralelamente, el hecho de que la vacuna contra el rotavirus no esté contemplada en los calendarios de vacunación de las comunidades autónomas hace que las familias se piensen dos veces si pueden asumir el coste de cerca de 200 euros para combatir una enfermedad de sencillo tratamiento. En la UE, tan sólo en Bélgica (2007), Austria (2008) y Finlandia (2009) se ha universalizado la vacunación.

El doctor Josep Marès, del Institut Pediàtric Marès-Riera, señala que 'las epidemias de rotavirus, que suelen coincidir con los brotes de gripe, son en nuestro país la causa más frecuente de hospitalización'. Precisamente la doctora Gil acaba de publicar un estudio epidemiológico para estimar la incidencia de rotavirus nosocomial infección hospitalaria en España en niños menores de cinco años de edad, comprendiendo los años de 1998 a 2007. A la luz de este estudio, Gil indica que 'se produjeron 10.990 casos de rotavirus en niños hospitalizados por otras causas, lo que supuso 59 casos por cada 100.000 niños menores de 5 años, o lo que es lo mismo, 45,5 casos por cada 10.000 niños menores de 5 años hospitalizados'.

Aunque la incidencia desciende a medida que aumenta la edad, la doctora es tajante al afirmar que 'se debe prestar especial atención a las medidas sanitarias en las unidades pediátricas de los hospitales; medidas de salud pública, como la vacunación, reducirían la infección hospitalaria por rotavirus'. El doctor Marès corrobora a su colega, apuntando que este virus es el causante del 50% de las hospitalizaciones por diarrea, del 35% de las visitas a Urgencias por diarrea y del 25% de las visitas a Atención Primaria.

La implantación y seguimiento de las vacunas en los calendarios ayudaría a reducir drásticamente estas incidencias y sus costes sanitarios, puesto que se producen epidemias familiares. Sólo en Europa, se estima que el coste por hospitalización derivado del rotavirus ronda los 109 millones de euros al año. Así lo expone el propio Marès tras el estudio realizado entre 4.000 niños durante dos años, que reveló que 'tras la vacunación se redujeron el 79% de los casos de cualquier diarrea, el 90% de las graves y el 96% de las hospitalizaciones'.

Un caso parecido es el de la otitis aguda del oído medio (OMA), una infección provocada por la bacteria neumococo (Streptococcus pneumoniae), causante, además, de infecciones invasivas como la neumonía o la meningitis que, a diferencia de la primera, revisten gravedad.

Sin embargo, la incidencia de la otitis es muy significativa; como indica el experto en OMA y director del Instituto de Atención Pediátrica de la Universidad de Ciencias Médicas de San José (Costa Rica), Adriano Arguedas, 'las estadísticas demuestran que aproximadamente el 75% de los niños sufrirá OMA en alguna ocasión durante los tres primeros años de vida'. De esos casos, el 20% se convertirá en otitis recurrentetres episodios cada seis meses o cuatro episodios cada doce meses y el 10% en falla terapéutica, esto es, ineficacia de los fármacos.

Con estos ratios, en los que por cada caso de meningitis hay 5.000 de OMA, el doctor Arguedas insiste en la necesidad de recurrir a la vacunación como mejor solución. 'La vacuna contra el neumococo está aprobada en 35 países, y en algunos como Chile y Argentina, además, recomendada como prevención del OMA'. El experto aboga por el denominado efecto rebaño, por el cual, aunque no estén vacunados todos los miembros de una comunidad, sí que están protegidos.

Los casos de OMA suelen darse más en los ambientes contaminados la gente del campo lo padece menos, en situaciones de hacinamiento y en bebés que toman biberón frente a los que no, puesto que la tetina altera la deglución, facilitando el paso de la bacteria.

El trío de las enfermedades silenciosas se completa con la tos ferina (Bordetella pertussis o parapertussis), sin duda la más olvidada, por pensarse que está erradicada. Nada más lejos de la realidad, como ponen de manifiesto los cerca de 50 millones de casos al año que se producen en todo el mundo en España, 548 casos en 2007 y las 75 hospitalizaciones por cada 1.000 casos.

De hecho, es la enfermedad vacunable más extendida del mundo. Recientes estudios demuestran que ni siquiera se puede considerar una enfermedad exclusivamente pediátrica, puesto que desde 2006 la mayoría de los casos se producen en pacientes mayores de 14 años, con la problemática añadida de que en adultos suele ser más virulenta.

La doctora Ruth Gil, en uno de sus estudios epidemiológicos, ha podido constatar que la incidencia en menores de un año es preocupante. El estudio, que se extendió de 1999 a 2005, analizó los casos de esta franja de edad, contabilizando un total de 3.277 hospitalizaciones, con una tasa de 139 casos por cada 100.000 niños. 'La media de edad de estos niños fue de 2,7 meses', indica la doctora, por lo que recomienda 'la vacunación, no sólo de los niños, sino también del adulto joven, del cuidador y del personal sanitario, para reducir la carga hospitalaria de la tos ferina'.

Su colega italiano Alberto Tozzi, del hospital Niño Jesús de Roma, confirma la incidencia en adultos: si en 1996 el 20% de los casos correspondía a mayores de 14 años, en 2007 ya eran el 40% de los casos.

Uno de los problemas es la memoria inmunológica, que se pierde con los años. En el caso de haberla adquirido por infección, dura de 4 a 20 años, y tan sólo de 4 a 12 años si se obtuvo por vacunación. Precisamente por este motivo, los adultos están más expuestos y, aunque los casos severos no son frecuentes, en algunos se puede llegar a producir la muerte.

En todo el mundo se registran al año unos 114 millones de episodios de gastroenteritis causados por rotavirus.

Cada año mueren 610.000 personas por los efectos de este virus. Además, 2,4 millones de casos al año requieren hospitalización y 24 millones solicitan una consulta clínica.

De la prevalencia del rotavirus da idea el hecho de que el 100% de los niños habrá padecido algún episodio de gastroenteritis causada por rotavirus en sus primeros cinco años de vida. El 82% de estos casos requerirán alguna visita clínica.