Público
Público

Un derrame de residuos de fuel afecta a Tarragona

La mancha llegó a unos 50 metros de la playa del Racó de la Pineda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un vertido de residuos de fuel-oil procedente de la refinería de petróleo de Asesa (Asfaltos Españoles SA) en el Puerto de Tarragona generó este lunes tres manchas de fuel que sumaban una superficie de 66 hectáreas, según afirmó el capitán Marítimo de Tarragona, Fernando Collado, aunque fuentes de Salvamento Marítimo aseguraban a Europa Press que la mancha superaba las 146 hectáreas. Los equipos desplazados a la zona esperan neutralizar el vertido entre hoy y mañana, explicó Collado. Los ayuntamientos de Tarragona y Vila-seca fueron advertidos sobre la una de la tarde del riesgo de que el vertido llegara a las playas.

Salvamento Marítimo informó de que se trata de gasoil mezclado con fueloil en estado muy líquido. En las tareas de control de la mancha, que empezaron sobre las ocho de la mañana, participaron diez embarcaciones, una de ellas un remolcador desplazado desde Barcelona, y un helicóptero.

La actuación se realizó en dos frentes: mientras unas embarcaciones establecían barreras, otras trataban de diluir el vertido. 'El buen tiempo nos ha ayudado mucho, el sol ha contribuido a evaporar el producto', se congratuló la subdelegada del Gobierno en Tarragona, Teresa Pallarès, a primera hora de la tarde. Dos horas después, sin embargo, Protección Civil activaba el plan de emergencias en el mar, al preverse olas de hasta seis metros de altura y fuertes rachas de viento. El temporal que afectó durante todo el día al norte de la costa catalana se desplazaba hacia el sur.

La primera mancha se desplazó desde las instalaciones portuarias hasta la bocana del puerto y se adentró un kilómetro mar adentro, en el área de Cap Salou. Se trataba del vertido de menores dimensiones, pero también el más compacto y contaminante. Fue el primero en ser controlado.

Una de ellas llegó a situarse a sólo 50 metros de la playa del Racó de la Pineda, el núcleo turístico de Vila-seca límitrofe con el Puerto de Tarragona, y también se acercó a la costa de Salou. La industria petroquímica comparte espacio con el también muy potente sector turístico de la Costa Daurada, los dos motores económicos de la zona.

Asesa admitió ser el foco del vertido, posiblemente durante una maniobra rutinaria de descarga en el interior del recinto portuario, según Capitanía Marítima. El Ministerio de Fomento activó el Plan de Contingencias por Contaminación Accidental en el Mar hacia la una de la tarde, y poco después la Generalitat ponía en marcha su propio plan por emergencias de contaminación marina.

El Ayuntamiento de Vila-seca, siempre muy crítico con los episodios de contaminación en la zona, ayer elogió, sin embargo, 'la información recibida, que a diferencia de otras ocasiones ha sido continua y eficaz'. La patronal turística, a punto de echar hoy el cierre oficial a la temporada alta, declinó evaluar el vertido hasta conocer su alcance.