Público
Público

Un "derroche ecológico" para iluminar la Navidad

Los adornos callejeros contaminan como El Salvador en un año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los adornos navideños que iluminan estos días las calles españolas no sólo suponen un incentivo al consumo sino también 'un derroche ecológico', según Ecologistas en Acción. La ONG denuncia que este año se emitirán a la atmósfera 15 millones de toneladas de CO2 debido al alumbrado, un volumen similar al de un país como El Salvador en un solo año. El consumo total ronda los 30 millones de kilovatios hora.

Para escoger la iluminación, en todo caso, los ayuntamientos aseguran que han aumentado el uso de adornos de bajo consumo. Sin embargo, 'no se consigue nada', afirma el portavoz del Área de Energía de Ecologistas en Acción, Javier González. 'Aunque aumenten la iluminación de bajo consumo, también incrementan el número de bombillas, por lo que el gasto neto es el mismo', añade González. En Madrid, a pesar de que su inversión para 2009 se ha reducido en casi un millón y medio de euros, permanecen encendidos unos 7,5 millones de adornos, 700.000 más que en 2008. Según Ecologistas en Acción, aunque las bombillas sean de muy bajo consumo, al permanecer encendidas una media de ocho horas al día, el consumo energético de Madrid sería comparable al de 'una ciudad de 50.000 habitantes durante un mes', y a la emisión de 4.000 toneladas de CO2.

El consumo de energía ronda los 30 millones de kilovatios hora

Reducción del horario

'No se trata de volver a las cavernas, sino de consumir de forma racional', manifiesta González. 'La Navidad comienza el 25 de diciembre, que es cuando deberían encenderse las luces, no en noviembre', añade. Según el ecologista, si el encendido se redujera al periodo de Navidad hasta Reyes, 'el consumo de energía se reduciría a más de la mitad'. En Madrid la iluminación comenzó el 27 de noviembre, un día antes que en 2008, y se mantendrá a lo largo de 41 días, en un total de 193 horas. En Barcelona las luces permanecerán encendidas 36 días, durante un total de 168 horas.

La organización denuncia que el derroche no es sólo energético sino monetario. Algunas ciudades han superado el millón de euros en esta campaña. Sólo entre Madrid y Barcelona se han invertido más de cinco millones de euros. La capital española encabeza la lista de recursos destinados al alumbrado, con unos 3,5 millones de euros. El segundo puesto lo ocupa Barcelona, con unos dos millones de euros. Estos datos contrastan con ciudades como Bilbao, donde el presupuesto ronda los 2.000 euros.