Publicado: 27.05.2015 18:32 |Actualizado: 27.05.2015 19:14

Descubierto en Etiopía un nuevo ancestro de los humanos

El 'Australopithecus deyiremeda' convivió en las llanuras de la región de Afar en Etiopía con Lucy. En el hallazgo, publicado hoy en 'Nature', ha participado el el geólogo Luis Gibert, investigador de la Universidad de Barcelona.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Parte de la mandíbula de Australopithecus deyiremeda.

Parte de la mandíbula de Australopithecus deyiremeda.

MADRID.- Australopithecus deyiremeda. Es el nombre de la nueva especie de homínido fósil descubierto en el yacimiento de Woranso-Mille -en la región central de Afar, en Etiopía. El nombre viene de: "Wdia-ihreme-dah" ("pariente próximo" en la cultura oral del pueblo Afar). Vivió hace más de tres millones de años en las extensas llanuras de la región de Afar (Etiopía) y compartió este territorio de Áfria oriental con el Australopithecus afarensis, especie a la que pertenece Lucy, descubierta por el equipo de Donald Johanson, Yves Coppens y Tim White en 1974.


El hallazgo ha sido realizado por un equipo científico internacional dirigido por el profesor Yohannes Haile-Selassie (Universidad de la Reserva Case Western, EEUU) y en el que participa el geólogo Luis Gibert, investigador Ramón y Cajal del Departamento de Geoquímica, Petrología y Prospección Geológica de la Facultad de Geología de la Universidad de Barcelona (UB).

Durante años, la comunidad científica ha debatido si la especie de Lucy era el único homínido que vivió en la región en esa época. Con los descubrimientos de fósiles como los de Australopithecus bahrelghazali en Chad y los de Kenyanthropus platyops en Kenia se intentó desafiar este paradigma clásico en paleoantropología humana; lo que no fue completamente aceptado por los científicos.

Ahora, un estudio publicado en Nature confirma el hallazgo en el área de Woranso-Mille en Etiopía de otro homínido, Australopithecus deyiremeda, cuyos restos (mandíbula superior e inferior y piezas dentales) se han encontrado a tan sólo 35 km del lugar donde se documentó por primera vez el Australopithecus afarensis.

“La nueva especie proporciona, por primera vez, una prueba de que más de una especie de homínidos se superpusieron en el espacio y en el tiempo”, explica a Sinc Yohannes Haile-Selassie, investigador en el Museo de Historia Natural de Cleveland (EE UU) y autor principal del trabajo.

Luis Gilbert, investigador en la Universidad de Barcelona.

Luis Gilbert, investigador en la Universidad de Barcelona.

“La nueva especie proporciona, por primera vez, una prueba de que más de una especie de homínidos se superpusieron en el espacio y en el tiempo”,

Pero Lucy y Australopithecus deyiremeda compartieron más que el territorio: coexistieron al mismo tiempo. Según los investigadores, es probable que el A. Afarensis no fuera el único ancestro que dio origen a todos los homínidos posteriores. “Las evidencias fósiles del área de estudio de Woranso-Mille muestran claramente que, como mínimo, hubo dos especies –si no tres– de ancestros humanos que vivieron en el mismo momento en un área de proximidad geográfica”, añade el investigador.

En busca de la tercera especie

Esta posible tercera especie, que aún no tiene un taxón asignado, corresponde a los restos fósiles de un pie de homínido datado hace 3,4 millones de años, y descubierto en el área de Burtele por el equipo del profesor Haile-Selassie, y cuyo hallazgo se publicó en la revista Nature en 2012.

fosiles

“Aunque todavía no se ha podido asociar a ninguna especie en concreto, este homínido fósil es un ejemplar de gran interés científico ya que muestra otros patrones de adaptación a la locomoción de los homínidos hace más de 3 millones de años en esta región de África”, subraya Luis Gilbert, investigador en la Universidad de Barcelona, miembro del equipo investigador en Woranso-Mille desde 2010 y responsable de la contextualización cronoestratigráfica y sedimentológica de los fósiles encontrados en los yacimientos de la zona.

La morfología de este pie sugiere un modo distinto de locomoción bípeda típica, pero también tenía un dedo gordo torcido hacia dentro para agarrar, similar a la estructura de otra especie: los Ardipithecus ramidu.

"Este homínido fósil es un ejemplar de gran interés a que muestra otros patrones de adaptación a la locomoción de los homínidos hace más de 3 millones de años en esta región"

A pesar de no existir una asociación clara entre el pie y las mandíbulas y dientes de Australopithecus deyiremeda, “no se puede descartar que estos restos fósiles pertenezcan a la misma especie debido a su proximidad en el espacio y en el tiempo”, afirma Haile-Selassie.

Un pariente más que cercano

Como su nombre indica, Australopithecus deyiremeda era un pariente cercano a los homínidos posteriores, pero sus características morfológicas de las mandíbulas y dientes demuestran que era diferente a otros ancestros de los humanos con los que convivió.

“La nueva especie tiene el esmalte dental más grueso y la mandíbula inferior más robusta que el Australopithecus afarensis y que el Kenyanthropus platytops”, indica el antropólogo estadounidense. Estas particularidades apuntarían a un patrón de dieta más rico y variado que en el caso de A. afarensis, y probablemente más similar al del género Homo.

El estudio recalca además la similitud entre la nueva especie y algunas características morfológicas en mandíbulas y dientes generalmente asociadas con los géneros Paranthropus y Homo, como son el cuerpo mandibular relativamente sólido y el espesor del esmalte dental, que por primera vez aparecen en el registro fósil mucho antes de lo que se pensaba.

“La nueva especie tiene el esmalte dental más grueso y la mandíbula inferior más robusta que el Australopithecus afarensis y que el Kenyanthropus platytops”


“La cronología de los nuevos fósiles de Woranso-Mille está muy bien delimitada por la geología regional, la datación radiométrica y los datos paleomagnéticos”, explica Beverly Saylor, experta de la Universidad de la Reserva Case Western y coautora del artículo.

La aparición del homínido Australopithecus deyiremeda tiene importantes implicaciones para la comprensión del linaje evolutivo de la especie humana. El hallazgo también plantea nuevas incógnitas sobre el uso del territorio común y los recursos disponibles para las diferentes especies de homínidos en Afar.

“La nueva especie tiene el esmalte dental más grueso y la mandíbula inferior más robusta que el Australopithecus afarensis y que el Kenyanthropus platytops”“Siempre que se encuentra un fósil importante, hay un gran debate científico —apunta Lluís Gibert—, y sin duda, este nuevo hallazgo generará nuevas discusiones sobre los orígenes humanos”.