Publicado: 06.07.2014 18:06 |Actualizado: 06.07.2014 18:06

Descubren más de 500 microbios nuevos en la flora intestinal humana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un equipo de investigadores del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) ha participado en una investigación internacional que ha identificado 518 nuevas microbacterias, completamente desconocidas hasta ahora, en la microbiota (flora intestinal) humana.

La investigación, en la que los científicos han empleado un nuevo enfoque de análisis bioinformático, ha ampliado además el catálogo de genes microbianos conocidos, de 3 a 10 millones.

Los resultados de esta investigación, que publica hoy la revista Nature Biotechnology, forman parte del proyecto europeo MetaHIT (Metagenomics Human Intestinal Tract), dotado con 11,4 millones de euros para investigar cómo se relaciona el microbioma humano con la salud y la enfermedad.

El Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) es uno de los trece que participan en este proyecto -y el único centro español-, bajo la dirección del doctor Francisco Guarner, quien ha explicado que no todas las muestras estudiadas poseen esta cantidad de especies desconocidas.

Las muestras de la flora intestinal de algunos individuos tienen muy pocas de estas especies y, al analizarlo con detalle, han visto que se trata de las muestras de pacientes con enfermedad de Crohn. "Esto plantea que estas especies, hasta ahora desconocidas, son posiblemente las que marcan la diferencia entre la microbiota de las personas sanas y la de las enfermas", ha anunciado Guarner.

Según el investigador, estos datos abren estrategias para intentar recuperar estas especies con intervenciones nutricionales: administrando fibras, prebióticos que ayuden al crecimiento selectivo de algunas especies o probióticos.

Estas bacterias desconocidas son, probablemente, de las llamadas "bacterias buenas" pues al no ser las típicas que producen una infección, ni se conocen ni se han aislado antes.

Según Guarner, las bacterias descubiertas no pueden ser aisladas porque "casi con toda seguridad no sobrevivirían fuera del colon para poder ser trasplantadas".

El responsable del trabajo e investigador del Grupo de Fisiología y Fisiopatología Digestiva del VHIR ha señalado que las nuevas especies descubiertas "no son cultivables, son muy sensibles al oxígeno, es decir, son anaerobias muy estrictas y establecen una gran dependencia con su entorno para poder sobrevivir".

"Por ese mismo motivo, cuando acudimos a las bases de datos no hallamos ni rastro y hasta ahora no sabíamos nada de ellas", ha indicado Guarner. El descubrimiento ha sido posible gracias a un nuevo enfoque de análisis bioinformático que permitido "aflorar" estas especies. "Actualmente -según Guarner-, solo se conoce con un 95 % de fiabilidad el 10 % del material genético secuenciado. Esto deja una enorme zona gris en la que se está trabajando ahora mismo".

El estudio ha detectado 741 especies metagenómicas distintas, llamadas así por la imposibilidad de adjudicarles un nombre.

Al contrastarlas con las bases de datos, los investigadores han visto que 115 de estas especies ya eran conocidas, mientras que 518 son desconocidas; las 108 restantes son parcialmente conocidas. "Ahora sabemos cómo es el genoma de estas especies metagenómicas pero no sus nombres y apellidos", ha explicado Guarner.

Existe un pequeño número cuya especie no es conocida, pero sí su género o la familia a la que pertenecen, y aproximadamente 200 especies metagenómicas de las descritas no se pueden clasificar de ningún modo, pues más del 80 % de sus genes son totalmente desconocidos a día de hoy.

Según los científicos, los microorganismos que viven en los humanos son unos 100 billones, 10 veces más que el número total de células humanas.

Los resultados iniciales de este mismo proyecto, en el año 2010, apuntaron a 3.300.000 genes diferentes, traducidos en 20.000 funciones diferentes, 5.000 de las cuales eran totalmente desconocidas hasta el momento.

Cada persona tiene unos 600.000 de estos genes microbianos y 300.000 se repiten de manera constante entre todos los individuos. "En este nuevo estudio la cifra se multiplica por tres y se alcanzan los 9.879.896 genes diferentes", ha destacado Guarner.