Publicado: 18.02.2016 20:44 |Actualizado: 18.02.2016 22:55

Desvelado el misterio de por qué las hamburguesas de McDonalds no se pudren

No tiene nada que ver con los productos químicos, sino con la actividad del agua de sus ingredientes.

Publicidad
Media: 3.11
Votos: 9
Comentarios:
WIKIPEDIA

WIKIPEDIA

MADRID.- ¿Por qué las hamburguesas de McDonald's no se pudren? Cada año, especialmente desde que con esto de Internet todo se comparte (hasta las inquietudes), la pregunta del millón es planteada por curiosos y expertos. Y cada año vídeo-experimentos o foto-experimentos demuestran asombrados cómo las hamburguesas de McDonald's no se pudren por más que pasen los días -y los años.

La última de estas evidencias virales emergió en Facebook a comienzos de este mes, en el perfil de una mujer llamada Jennifer Lovdahl, quien asegura que el 'Happy Meal' que aparece en sus fotografías fue comprado en McDonald's hace seis años y que en todo ese tiempo no se ha podrido, ni chafado, ni descompuesto. Tan sólo huele a cartón. Su intención, como la de muchos otros, era la de crear conciencia sobre un tipo de comida que tiene más químicos que nutrientes.



Y es que tendemos a pensar que una comida que se deja fuera de la nevera durante años tiene que pudrirse, cambiar su forma o coger moho como poco. ¿No es cierto? J. Kenji López-Alt de 'The Food Lab', encargado de desentrañar los misterios de la cocina casera a través de la ciencia, se puso manos a la obra con un experimento bien planificado en el que tener en cuenta múltiples variables para llegar a la verdad de lo que pasa con las hamburguesas de McDonald's.

El porqué

Durante unos cuantos meses, el propio Kenji se hizo acopio de varias hamburguesas de distinto tamaño en distintas etapas de (des)composición. Los detalles exactos del largo proceso los detalla en un par de enlaces colocados en seriouseats.com.

La conclusión después de todo este proceso fue clara: Las hamburguesas del McDonald's no se pudren porque se secan. No tiene nada que ver con los productos químicos, sino con la actividad del agua de sus ingredientes.

Una hamburguesa de McDonald's es pequeña y delgada y se cocina en una plancha muy caliente. Estos factores contribuyen a una rápida pérdida de humedad, por lo que la hamburguesa se seca mucho antes de que pueda pudrirse. Además, al cocinarse a tan altas temperaturas, las bacterias no sobreviven por lo que las hamburguesas quedan libres de cualquier agente de descomposición.

Según Kenji, lo mismo sucedía cuando en una de sus fases se puso a cocinar hamburguesas caseras del mismo o similar tamaño a las de McDonald's, lo que dejaba claro que no era un fenómeno exclusivo de la cadena de los anillos amarillos.

¿Te han sorprendido estas conclusiones? Kenji dice que "si crees que una hamburguesa de McDonald's que no se pudre es antinatural, deberías echar un vistazo a las galletas saladas, a las "Jerky Beef" (tiras de carne deshidratadas), picatostes, judías secas o casi cualquier alimento no perecedero rico en nutrientes de tu despensa 'tan poco natural'".