Público
Público

Detenidos 15 activistas de Greenpeace en Cofrentes

Los miembros de Greenpeace asaltaron la central nuclear como protesta pacífica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Greenpeace irrumpió ayer de manera simbólica en el debate sobre la prolongación de las centrales nucleares. Una veintena de activistas asaltó la central de Cofrentes (Valencia), cuya licencia de explotación vence el 20 de marzo, para desplegar sus mensajes contrarios a la energía que allí se produce. 'Peligro nuclear', pintaron, descolgados desde una de las torres de refrigeración de la central, que tiene 25 años.

El suceso concluyó con la detención por parte de la Guardia Civil de 15 de los activistas cerca de las 16.00 horas -cuando descendieron de la torre-, más la de un fotógrafo independiente, retenido desde las 10.00 horas de ayer.

A las 6.30 horas, cuando comenzó el asalto, el responsable de la campaña de energía nuclear, Carlos Bravo, llamaba al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para advertir de que se trataba de un 'acto pacífico', según confirma el CSN.

Dos miembros de la seguridad de la central resultaron contusionados durante el forcejeo, y un tercero sufrió un corte en la cadera producido con la radial que usaron los activistas para romper el doble vallado que protege el recinto.

'Greenpeace no ejerce ningún tipo de violencia; si hay algún contusionado habrá sido al defenderse para lograr entrar en la central', defiende Bravo. Para él, esta acción demuestra la 'falta de seguridad, la escasez de medidas para proteger estas instalaciones de alto riesgo'. Una prueba de estos riesgos, argumenta Bravo, son los cables filtrados por Wikileaks en los que se mencionan las centrales como potenciales objetivos terroristas.

'El desvío de la atención hacia la incuestionable actitud pacifista de los activistas es una maniobra para evitar la cuestión clave: la necesidad urgente de establecer un calendario de cierre', declaró la directora ejecutiva de Greenpeace España, Miren Gutiérrez.

La central, que siguió funcionando 'en condiciones estables' durante el asalto, ya que las torres están lejos de las zonas nucleares, activó el protocolo de alerta de emergencia, que desactivó a las 17.30 horas, tras el desalojo de los activistas.