Publicado: 23.07.2015 12:23 |Actualizado: 23.07.2015 12:23

Dime qué música escuchas y te diré cómo eres

Investigadores de la Universidad de Cambridge aseguran que los gustos musicales de cada uno pueden ser clave para indagar en su personalidad e incluso predecir la forma de pensar y comportarse.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 4
Comentarios:
Investigadores de la Universidad de Cambridge aseguran que los gustos musicales de cada uno pueden ser clave para indagar en su personalidad e incluso predecir la forma de pensar y comportarse.

Investigadores de la Universidad de Cambridge aseguran que los gustos musicales de cada uno pueden ser clave para indagar en su personalidad e incluso predecir la forma de pensar y comportarse.

Investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) aseguran que los gustos musicales de cada uno pueden ser clave para indagar en su personalidad e incluso predecir la forma de pensar y comportarse, según los datos de un trabajo cuyos resultados publica la revista PLoS One.

En concreto, el trabajo se ha centrado en el tipo de música que suele gustar a las personas que tienen un carácter más "empático" y se muestran sensibles y comprensivos con las emociones de los demás o, por contra, de aquellos que son más "metódicos" y les gusta tener una explicación de todo lo que ocurre a su alrededor.

Hasta ahora se sabe poco de qué factores determinan el gusto por un estilo musical u otro. Algunos trabajos apuntan a diferencias explícitas en función de la edad o la personalidad, como que las personas que son más abiertos a vivir nuevas experiencias tienden a preferir la música blues, jazz, folk o música clásica, mientras que quienes son más extrovertidos y 'afables' tienden a preferir la música pop, soul, funk, dance o electrónica.



El "estilo cognitivo" de cada uno también puede influir en las preferencias musicales y, por tanto, sabiendo la música que uno escucha se puede saber más de esa persona

Sin embargo, un equipo de científicos dirigido por David Greenberg ha mostrado ahora que el "estilo cognitivo" de cada uno también puede influir en las preferencias musicales y, por tanto, sabiendo la música que uno escucha se puede saber más de esa persona. Los investigadores reclutaron a más de 4.000 voluntarios que se sometieron a una aplicación de la red social 'Facebook' que clasifica la personalidad a partir de una serie de cuestionarios psicológicos. Posteriormente se les pidió que escucharan y puntuaran 50 canciones de diferentes géneros.

Así, las personas que obtuvieron una puntuación alta en su grado de empatía solían preferir música más tranquila, como rock suave, country, folk o canción de autor, pero en cambio no mostraban interés en otros géneros como el punk o el heavy metal. En cambio, las personas que se consideraban más metódicas preferían estilos más intensos. Indagando un poco más en la temática de las canciones escuchadas, vieron que las personas más empáticas optaban por temas con poca energía (suaves, reflexivos, sensuales, con elementos cálidos) o emociones negativas (tristes e incluso deprimentes) o profundas (poéticas o relajantes).

Y los que obtuvieron eran catalogados como metódicos optaban por temas más enérgicos (con un ritmo fuerte y tenso), emociones positivas (animadas y divertidas).

¿Jeff Buckley o Metallica?

De hecho, en virtud de estos hallazgos los grandes éxitos de las personas más empáticos serían el 'Hallelujah' de Jeff Buckley, el 'Come away with me' de Norah Jones, el 'All of me' de Billie Holliday y el 'Crazy little thing called love' de Queen.

Y para los más metódicos, el 'Concerto in C' de Antonio Vivaldi, el 'Etude Opus 65 No 3' de Alexander Scriabin, el 'God save the Queen' de The Sex Pistols y el 'Enter the Sandman' de Metallica.

El autor del estudio, un saxofonista de jazz amateur, asegura que la investigación podría tener implicaciones para la industria de la música ya que actualmente plataformas como Spotify o Apple Music que están invirtiendo mucho dinero para desarrollar algoritmos que permitan predecir la música que cada usuario querrá escuchar. "Y saber la forma de pensar de cada uno puede ayudar a afinar e individualizar las recomendaciones musicales", ha reconocido Greenberg.