Público
Público

Una doctora surafricana inventa un condón antiviolaciones

El preservativo lleva integrado unas tiras dentadas de plástico que atrapan el pene de los agresores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La doctora surafricana Sonnet Ehlers puede haber encontrado una solución para reducir los casos de violaciones en su país. A principios de esta semana presentó un nuevo modelo de preservativo femenino que lleva integrado unas tiras dentadas de pástico que atrapan el pene de los hombres y sólo puede ser retirado por un médico.

Ehlers ha comenzado a distribuir los condones en algunas localizades en las que se disputan los partidos del Mundial de fútbol y su precio de comercialización será de 2 dólares. El dispositivo antiviolaciones tiene sus detractores, que creen que puede causar más daños físicos y psicológicos a las mujeres.

En declaraciones a la CNN, Ehlers dijo que hace 40 años una víctima de violación se acercó a ella y le dijo que 'si sólo tuviera dientes ahí...',entonces le 'prometí que algún día haría algo por ellas'. Han pasado cuatro décadas y acaba de presentar el Rape-Axe, un condón femenino de látex con varias tiras dentadas a modo de anzuelos que en el momento de la agresión sexual atraparían a los violadores impidiendo 'que se muevan, orinen y provocándoles dolor'.

El dispositivo sólo puede ser retirado por los doctores y permite que el agresor sea detenido inmediatamente por la Policía. Ehlers aseguró a la cadena estdounidense que el condón 'nos e puede romper, lo que evita cualquier problema de trasmisión de flujos que pueden provocar enfermedades de transmisión sexual.

La doctora aseguró haber vendido su casa y su coche para poder poner en marcha el proyecto y piensa repartir gratuitamente hasta 30.000 unidades en su país. Para desarrollar el preservativo, Ehlers dice haer consultado técnicos, ginecólogos y psicólogos, tras lo que vino una etapa de prueba hasta su presentación.

No obstante, hay quien cree que el preservativo puede ser más perjudicial para las mujeres. Para Victoria Kajja, miembro del Centro de Control y Prevención de enfermedades en Uganda, cree que el Rape-Axe es una manera de esclavizar a las víctimas por lo que conlleva 'colocarse el condón de manera anticipada a un supuesto asalto sexual'. Kajji cree que es una especie de recordatorio a las mujeres de que son vulnerables y que 'no sólo presenta a la mujer con un falso sentimiento de protección, sino que le aporta un trauma psicológico'.

Según una encuesta en Suráfrica de Human Rights Watch, el 28 % de los hombres admiten haber violado a alguna mujer en su vida. El 20% de ellos admitió haberlo hecho durante el último año.