Público
Público

Doha prorroga el Protocolo de Kioto hasta el año 2020

Los países que suscriben el nuevo acuerdo apenas generan el 15% de la contaminación mundial. Estados Unidos, que nunca ratificó la primera parte del pacto medioambiental, ha vuelto a desvincularse en esta ocasión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los 194 países reunidos en la Conferencia de Naciones Unidas del Cambio Climático en Doha aprobaron hoy la prórroga hasta 2020 del periodo de compromiso del Protocolo de Kioto, que expiraba este año, aunque algunos países se han desvinculado. El nuevo acuerdo será conocido como la Puerta Climática de Doha.

Con un día de retraso -la cumbre debía haber terminado ayer- y después de una intensa noche de negociaciones, los presentes acordaron un nuevo periodo de compromiso de Kioto de ocho años, sin contar con Japón, Rusia, Canadá y Nueva Zelanda. El problema es que los países que se han comprometido a reducir sus emisiones durante el segundo periodo de Kioto, con los de la Unión Europea, Australia y Noruega a la cabeza, generan poco más del 15 % del total de emisiones contaminantes mundiales.

Los países que suscriben el nuevo acuerdo apenas generan el 15% de la contaminación mundial

Estados Unidos nunca llegó a ratificar la primera parte del Protocolo de Kioto y tampoco se ha sumado a este segundo periodo.

Respecto a la Unión Europea (UE), se menciona que en su paquete energía-clima para el cumplimiento de sus objetivos de reducción de emisiones para el período 2013-2020 no está permitido el uso de estos excedentes. Japón, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza también son mencionadas en este punto y tampoco comerciarán con los excedentes de emisiones.

Todas las delegaciones presentes en Doha han reconocido que el acuerdo final no satisface las recomendaciones de los científicos, que pedían medidas drásticas para evitar un calentamiento que provoca olas de calor, tormentas de arena, inundaciones, sequías o la subida de los niveles del mar, informa Europa Press.

Las emisiones de CO2, principal causante del efecto invernadero, crecerán este año un 2,6%

El Protocolo de Kioto, firmado en 1997, obligaba a 35 países industrializados a reducir una media de al menos un 5,2% las emisiones de gases de efecto invernadero tomando como referencia las emisioens de 1990. Sin embargo, ya en su origen no incluía a países desarrollados tan importantes como Estados Unidos --que lo firmó, pero no lo ratificó-- y no imponía objetivos de reducción de los gases a los países en desarrollo como China, India, Brasil o México.   Las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero, crecerán este año un 2,6% a nivel mundial y duplican ya las tasas de 1990, fundamentalmente por las aportaciones de grandes potencias en desarrollo como China o India.

La prórroga del Protocolo de Kioto se pactó con un día de retraso, ya que las débiles propuestas para extender hasta 2020 el marchito plan de la ONU para combatir el cambio climático llevaron las maratonianas conversaciones al borde del colapso el sábado en la cumbre de Doha. Delegados de casi 200 países pasaron horas absortos en un paquete propuesto por el anfitrión, Qatar, que pospondría también hasta 2013 la disputa sobre las demandas de las naciones en vías de desarrollo de obtener más fondos para ayudar a hacer frente al calentamiento global.

Las naciones en vías de desarrollo estaban divididas sobre el modesto acuerdo. 'Afrontan dos opciones desagradables: aceptar un texto débil o arriesgarse al colapso de las conversaciones al completo', dijo Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados.

El acuerdo extendería el protocolo de Kioto otros ocho años. El texto obligaba a unos 35 países industrializados a recortar las emisiones de gases de efecto invernadero en una media de al menos un 5,2% por debajo de los niveles de 1990 durante el periodo de 2008 a 2012.

La expiración de Kioto habría dejado al mundo sin acuerdo legal vinculante para hacer frente al calentamiento mundial, simplemente con las leyes nacionales para atajar las crecientes emisiones de carbono. La reunión de dos semanas de la ONU en la capital qatarí iba a terminar el viernes, pero las conversaciones continuaban el sábado. 'Creo que es un paquete que podemos aceptar todos', dijo el presidente de la conferencia, Abdulah bin Hamad Al-Atiyah, al presentar la propuesta qatarí el sábado por la mañana.

Qatar propuso que los participantes en Kioto tengan que revisar sus objetivos de recorte de emisiones para 2014, quizás con objetivos más duros, una concesión a las naciones en vías de desarrollo que querían que Kioto se extendiera sólo cinco años. En un revés a las demandas de estos países para un calendario claro del incremento en ayudas a 100.000 millones de dólares para 2020, el borrador meramente acordaba aplazar la decisión a 2013.

'Lo único que los negociadores parecen poder acordar es dejar las decisiones difíciles para la próxima reunión', dijo Kumi Naidoo, jefe del grupo ecologista Greenpeace. Estados Unidos, Europa y otros países desarrollados, que afrontan en casa una crisis económica, han rechazado establecer un calendario para el incremento de la ayuda.


El acuerdo alcanzado en Doha aplaza, además, hasta 2013 las negociaciones sobre la demanda de los países en vías de desarrollo, que exigen mayores donaciones para ayudarles a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, y deja para 2015 la firma de un nuevo acuerdo global que entraría en vigor en 2020.

El acuerdo aplaza hasta 2013 las próximas negociaciones sobre los países en desarrollo

Las negociaciones se dividirán en dos 'corrientes', una que estudiará las medidas para combatir el cambio climático a partir de 2020 y otra que se encargará de las medidas para estimular un acuerdo ambicioso antes de esa fecha.

La primera ronda de contactos, según el acuerdo alcanzado en Doha, será del 29 de abril al 2 de mayo de 2013 en Bonn (Alemania); la siguiente posiblemente en septiembre de 2013 y al menos dos reuniones más en 2014 y otras dos en 2015. Estas negociaciones se denominarán Plataforma de Durban, nombre de la ciudad sudafricana donde el año pasado se celebró la reunión sobre calentamiento global en la que se acordó 2020 como fecha para la entrada en vigor de un pacto mundial.

En cuanto a los objetivos económicos, en Doha no se ha cerrado un calendario para cumplir con el objetivo de incrementar hasta los 100.000 millones de dólares anuales las ayudas para que las economías en desarrollo recorten sus emisiones.

El texto 'anima a los países desarrollados a incrementar sus esfuerzos para proveer de recursos de al menos el nivel (de 2010-12) para el periodo 2013-15' y prevé negociaciones el año próximo para determinar nuevas fuentes de finanziación. En 2009 los países desarrollados acordaron destinar 10.000 millones de dólares anuales a los países en desarrollo para adaptarse y fijaron el objetivo de 100.000 millones de dólares para 2020.