Público
Público

"El eclipse es el fenómeno más hermoso de la naturaleza"

Le llaman 'Mister Eclipse', porque es el mayor experto del mundo en este fenómeno, el más útil, según él, para el estudio del Sol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Su vocación era convertirse en paleontólogo. Sin embargo, cuando todavía era un estudiante, un fenómeno astronómico cambió su vida. En 1970, Fred Espenak pidió prestado el coche a sus padres para trasladarse a casi 1.000 kilómetros, desde Florida hasta Carolina del Norte, para observar cómo la Luna, en su camino por el espacio, oscurecía completamente la luz del Sol.

Desde entonces, lo que sólo era una afición se convirtió en una obsesión. Hoy, Espenak trabaja para la NASA, en su Centro Goddard de Vuelos Espaciales en Maryland (EEUU), y es la mayor autoridad mundial en esta materia. Su alias no puede ser más claro: le llaman Mr. Eclipse, y es el responsables de la web que, bajo ese nombre, mantiene la agencia espacial estadounidense.

Los eclipses son, desde luego, uno de los fenómenos más espectaculares de la naturaleza, y Espenak, invitado a España por la Fundación La Caixa, es un enamorado de ellos. Pero estos acontecimientos astronómicos representan, además, una de las principales herramientas con que cuentan los científicos para el estudio de la estrella. 'Nos permite investigar el astro de una manera única', explica.

La Luna es 400 veces más pequeña que el Sol, pero también se encuentra a 400 veces menos distancia. Eso permite que el satélite, una vez cada pocos años, tape completamente el astro. 'Este hecho es sorprendente. Tenemos la suerte de vivir en un planeta en el que su luna permite ocultar su estrella. Es una coincidencia maravillosa'.

Cuando eso ocurre, y con la protección adecuada para no dañar los ojos, es el momento para contemplar la corona solar. 'Los eclipses', explica Espenak, 'representan la única manera de observarla. La corona filtra la energía que llega a la Tierra. Y a través de ella, se producen fenómenos como las tormentas electromagnéticas, que afectan negativamente a las comunicaciones en la Tierra'.

El estudio interplanetario también se apoya en estos acontecimientos. El Sol es una estrella muy similar a otras muchas; es lo que podría considerarse una estrella tipo. El estudio de su corona permite conocer cómo son el resto de astros que pueblan el espacio.

'Además', añade el experto, 'su análisis permite descubrir mejor una serie de fenómenos energéticos que se producen en el Sol, y que de ninguna manera pueden reproducirse en ningún laboratorio. Eso nos permite conocer mucho mejor conceptos como la física del plasma y saber más de los campos magnéticos'.

El valor científico de los eclipses se conoce desde la época de Edmund Halley, en el siglo XVII, pero ninguno de ellos ha sido tan importante como el de 1919. La observación de la curvatura de la luz al pasar cerca del Sol demostró que la luz también se ve afectada por la gravedad, lo que confirmó empíricamente la Teoría de la Relatividad de Einstein.

Fred Espenak se ocupa de su predicción. Ello permite que astrónomos de todo el globo tengan información exacta sobre ellos. Pero su página de Internet es sobre todo una web divulgativa. En ella, Mr. Eclipse explica de una manera sencilla cómo se producen y cómo pueden ser contemplados sin riesgo para la salud.

A Fred Espenak le apasionan la ciencia y su divulgación, pero lo que sin duda más le atrae de su trabajo es la belleza. 'Un eclipse es sin duda el fenómeno más bonito de la naturaleza. El Sol es la base de la vida, y cuando desaparece, aunque sólo sea por unos segundos, te sientes sobrecogido. En el fondo, muy en el fondo, es como si sintieras que algo va mal'.

Espenak compatibiliza su trabajo en la NASA con la colaboración con la firma Spears Travel en la organización de viajes científicos alrededor del mundo para observar estos fenómenos. De esta forma, su placer por contemplar un eclipse se une al placer de observar a las personas que asisten a este 'espectáculo' por primera vez. 'Siempre les doy una charla antes sobre lo que va a ver. Pero da igual cómo sea la conferencia: todo se quedan anonadados cuando asisten a su primer eclipse total de Sol'.