Público
Público

Los ecologistas piden que las empresas no se lucren con el Fondo Verde del Clima

Consideran que el Banco Mundial "no puede meter sus manos en ese dinero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace falta dinero, mucho dinero, para contener los males del calentamiento del planeta. Sin embargo, entre las históricas reticencias de los países y la crisis financiera, no parece fácil que se vaya a conseguir todo el dinero necesario. En ese contexto, los gobiernos se han visto obligados a abrir la puerta a la financiación privada para la mitigación y adaptación de los países en desarrollo. 'Debemos saber atraer a las inversiones privadas para que, mediante incentivos, apuesten por proyectos sostenibles y abandonen el modelo sucio', explica la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera.

En principio, se ha establecido que para 2020 harán falta unos 100.000 millones de dólares al año para dar respuesta a las necesidades surgidas del cambio del clima. Se trata de una cifra que salió refrendada de la cumbre del clima de Cancún en diciembre de 2010, una cumbre dirigida por Felipe Calderón y en la que tan sólo se ataron cuestiones referidas a la adaptación y a las inversiones privadas en negocios verdes. Allí se decidió designar al Banco Mundial como administrador interino de ese Fondo Verde para el Clima, como se le denomina.

El comité de transición, que llevará a la cumbre de Durban de diciembre la decisión sobre el Fondo Verde, cuenta entre sus miembros con la española Alicia Montalvo, directora de la Oficina del Cambio Climático, a quien se han dirigido las organizaciones ecologistas para evitar que 'el Banco Mundial ponga una alfombra roja para que los inversores privados saquen provecho de este dinero', reclama Tom Kucharz, de Ecologistas en Acción. 'La lucha contra el cambio climático no puede ser un negocio. Los más responsables de repente ven nuevos mercados verdes a los que acudir, aunque sean empresas petroleras', explica Kucharz. 'Queremos que sean los representantes de los países más afectados los que tomen las decisiones. El Banco Mundial no puede meter sus manos en el dinero del Fondo Verde', zanja.