Público
Público

Ecuador no consigue dinero para salvar la reserva de Yasuní

Alemania no pondrá ni un euro en el proyecto para no sacar petróleo del santuario natural

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El plan del Gobierno ecuatoriano de recaudar más de 3.600 millones de dólares de otros países a cambio de no destrozar su reserva natural de Yasuní se evapora. El Gobierno alemán anunció el miércoles que no pondrá un euro para financiar el proyecto ecuatoriano porque sentaría 'un precedente' que podrían querer imitar otros países. Ecuador pedía a Alemania casi 600 millones de dólares a entregar en 13 años.

El presidente Rafael Correa exigió en 2007 dinero a los países industrializados a cambio de no agujerear el santuario de Yasuní para extraer los 840 millones de barriles de petróleo que se esconden en su subsuelo. Representan, según el Gobierno, el 20% de sus reservas petroleras.

El sábado pasado, Correa lanzó un ultimátum y amenazó con 'aplicar el plan B' si no llegaba el dinero esperado, unos cien millones de dólares antes de diciembre. 'Estamos dispuestos a dejar el petróleo bajo tierra y evitar que se quemen 400 toneladas de CO2, pero al menos dennos la mitad de lo que perderíamos', demandó el mandatario, molesto por no recibir la respuesta esperada, según la agencia Andes.

Correa anunció que si el dinero no llega dentro del plazo, el Gobierno explotará dos de los tres campos comprometidos para obtener 7.136 millones de dólares, que destinaría, según su versión, a obras de fin social. Las zonas de mayor valor natural se respetarían.

La secretaria de Estado del Ministerio de Cooperación alemán, Gudrun Kopp, aseguró el miércoles ante una comisión parlamentaria que el pago directo que implica este proyecto tiene unas repercusiones no deseadas para Berlín. 'Un pago directo para un fondo de ese tipo crea un precedente, que puede resultar en última instancia muy caro', aseguró Kopp, temerosa de que otros países también pidan apoyo financiero a Alemania para proyectos similares. La mayor parte de los partidos de la oposición a la canciller Angela Merkel han criticado la decisión del Ejecutivo.

En noviembre de 2010, la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, calificó el plan Yasuní de 'inteligente y vanguardista' y anunció un aporte de un millón de euros.