Público
Público

EEUU apuesta por las imágenes duras para luchar contra el tabaco

Las nuevas etiquetas entrarán en el mercado en septiembre de 2012, después del análisis de varios estudios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Departamento de Salud de EEUU ha anunciado una agresiva campaña contra el tabaquismo que incluirá advertencias más grandes y gráficas en las cajetillas, entre ellas imágenes de cadáveres, pacientes de cáncer y pulmones enfermos.

Las nuevas etiquetas, que a partir de 2012 ocuparán la mitad de las cajetillas de tabaco, constituyen 'el cambio más significativo en más de 25 años' en el empaquetado de los cigarrillos, según ha indicado el Departamento de Salud en un comunicado.

La nueva normativa prevé, por ejemplo, imprimir la frase 'Los cigarrillos causan enfermedades pulmonares mortales' junto a la fotografía de los pies de un cadáver en la morgue, o una advertencia sobre los ataques y las enfermedades del corazón sobre la imagen de un hombre que está sufriendo un infarto.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recogerá hasta mediados de enero opiniones sobre 36 imágenes propuestas, y seleccionará nueve de ellas junto a sus frases de advertencia antes del 22 de junio de 2011.

'Cada día, casi 4.000 jóvenes prueban un cigarrillo por primera vez'

La regulación no se hará efectiva hasta el 22 de septiembre de 2012, cuando la agencia haya revisado un estudio realizado a más de 18.000 personas, y otros informes científicos.

Para el 22 de octubre de ese año, los fabricantes de cigarrillos ya no podrán distribuir cajetillas que no incluyan las nuevas advertencias gráficas, y éstas deberán formar parte del 20 % de la publicidad de cada marca, según el Departamento de Salud.

'Cada día, casi 4.000 jóvenes prueban un cigarrillo por primera vez, y otros 1.000 se convierten en fumadores regulares, diarios. Hoy estamos marcando un punto de inflexión para proteger a nuestros niños y la salud del pueblo estadounidense', ha dicho en el comunicado la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius.

Aunque el número de fumadores ha bajado significativamente en los últimos 40 años, hoy en día alrededor de un 20 % de la población -46 millones de adultos- fuma.

La nueva medida, similar a la impulsada en varios países europeos, forma parte de una ley promulgada en junio de 2009 por el presidente Barack Obama , que entregaba al Gobierno el control de la producción, venta y publicidad del tabaco pese a las objeciones de la industria, obligada a revelar todos sus ingredientes.

El objetivo de la ley, además de lograr una disminución notable de las muertes por tabaco, era conseguir un ahorro anual de unos 100.000 millones de dólares (72.000 millones de euros) en gastos por atención médica.