Público
Público

Una empresa española de tabletas demanda a Apple por "extorsión"

La compañía de EEUU denunció que las tabletas de NT-K copiaban su iPad, pero un juez sobreseyó el caso después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los propietarios de la empresa valenciana Nuevas Tecnologías y Energías Catalá, que comercializa tabletas bajo la marca NT-K, ha presentado una denuncia contra Apple ante la Fiscalía provincial de Valencia por 'un presunto delito de extorsión tipificado en el artículo 243 del Código Penal'. Esta demanda, aún pendiente de admisión a trámite, es por ahora el último paso de un litigio que se prolongó durante más de un año y que comenzó cuando Apple ordenó que las tabletas NT-K fueran paralizadas en la aduana de Valencia.

En noviembre de 2010, la compañía de EEUU presentó una denuncia contra Nuevas Tecnologías y Energías Catalá por un delito contra la propiedad intelectual. Apple consideraba que las tabletas de la empresa valenciana eran una copia de su iPad y que, por tanto, tenía que impedirse su distribución. En noviembre del pasado año, El Juzgado de Primera Instancia de Quart de Poblet (Valencia) decretó el sobreseimiento firme de la denuncia interpuesta por Apple al no hallar 'justificada la perpetración del delito'.

Los denunciantes defiendenque la actitud fue 'intimidatoria'

Para la empresa española, las actuaciones que Apple realizó antes y durante el litigio mostraron 'una actitud manifiestamente intimidatoria', cuyo objetivo era obligarles a realizar actos en perjuicio de su patrimonio y en beneficio económico de Apple, lo que según la empresa valenciana está tipificado como extorsión.

Los ahora denunciantes solicitan también que se investiguen las incautaciones aduaneras a otras empresas en las que Apple ha intervenido, ya que creen que pueden existir otros afectados por las prácticas de esta compañía. 'Sabemos que hay más empresas que han vivido esta situación. Son pequeñas, han cedido a Apple y además han firmado un contrato de confidencialidad con la compañía para no hacer pública su historia', explica Leonardo Scannone, responsable del departamento comercial de la empresa valenciana.

Nuevas Tecnologías y Energías Catalá avanza que la demanda ahora presentada por presunta extorsión irá seguida de otra por daños 'en cuanto se haya realizado la prueba pericial económica'. Según Scannone, cuando sus tabletas NT-K fueron paralizadas en la aduana se frenaron los precontratos y planes para distribuir más de 15.000 unidades de las mismas. De hecho, las 71 tabletas siguen estando retenidas desde entonces. 'Nos han informado de que seguramente dispongamos de ellas en febrero', explican en la empresa.

El importador también va a presentar una demanda por daños

La empresa española compra sus tabletas NT-K en China y después les añade software en castellano y aplicaciones propias. A esta rama del negocio se suma otra que incluye dos ordenadores que la empresa sí fabrica en España y que se han seguido comercializando. Scannone puntualiza que hasta la semana pasada su empresa seguía considerada como 'un importador sospechoso de piratería', algo que achaca a la demora burocrática. 'Eso supone problemas en la cadena de distribución, dificultades para cumplir los plazos con los clientes, etc.', añade.

Los responsables de la empresa presentaron también una demanda ante la Comisión Nacional de Competencia contra Apple por paralizar sus tabletas. Este caso podría saldarse con una multa para la empresa estadounidense, aunque no supondrá una indemnización para los distribuidores de NT-K.