Público
Público

El enigma del bosón de Higgs tendrá solución el próximo año

Científicos del LHC resolverán en 2012 las dudas sobre 'la partícula de Dios'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ser o no ser. Esa es la cuestión que los científicos que trabajan en el LHC resolverán en 2012 sobre la existencia de la ya mítica partícula de Dios. 'Podemos resolver la pregunta de Shakespeare sobre el bosón de Higgs a finales del próximo año', afirmó ayer el director general del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), Rolf Heuer, en la presentación de los resultados obtenidos durante el último año por el Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés).

La presentación de sus logros, durante el congreso internacional Europhysics que se celebra en Grenoble (Francia), se realizó después de que el viernes los dos grupos científicos que pugnan por dar con el bosón (ATLAS y CMS) aseguraran tener acorralada a esta partícula, tras haber registrado 'intrigantes eventos' físicos que podrían ser 'rastros de una señal del Higgs'. Después de un decepcionante falso positivo del equipo ATLAS el pasado abril, los dos grupos trataron de ser prudentes y defendieron que harían falta todavía meses de trabajo y muchos más datos para poder anunciar un positivo.

Ayer, el director general del CERN anunció confiado que 2012 será el año clave de la física, dado que el LHC 'está funcionando extremadamente bien': o se dará con el bosón de Higgs o se descartará por completo su existencia. Cualquiera de los dos resultados 'sería un descubrimiento', aseguró Heuer, quien reclamó 'paciencia'. Y añadió: 'Lo sabemos todo sobre el bosón de Higgs, excepto si existe'. Si los investigadores dan con el bosón, quedaría probado el Modelo Estándar, un corpus teórico que ha funcionado como piedra angular de la física de partículas durante las últimas décadas.

Por contra, si descartaran la existencia de esta partícula los científicos que estudian los cien millones de colisiones de protones que se producen cada segundo en el LHC, habría que replantear muchas de las teorías que pretenden explicar la deriva que tomó el universo tras el Big Bang. Según la formulada por Peter Higgs hace cinco décadas, el bosón es el motivo por el que determinadas partículas que componen el universo obtuvieron masa, permitiendo que este tenga la apariencia y características actuales. Ningún experimento ha logrado probar esta conjetura.

Curiosamente, dos días después de que llegara el anuncio de los investigadores del LHC, un portavoz de su rival en EEUU, el Tevatron, explicaba a la BBC que ellos también estaban cercando al Higgs. 'Podría estar surgiendo una imagen de entre la niebla', aseguró enigmático Stefan Söldner-Rembold, portavoz del DZero, uno de los dos equipos que tratan de dar con el bosón en el Tevatron. Söldner-Rembold aseguró que sus indicios estaban llegando de la misma 'zona de búsqueda' que los eventos registrados por el LHC.

Sin embargo, la revista Nature ponía en duda ayer en uno de sus blogs esta filtración del Tevatron, asegurando que sus trabajos estaban lejos de esa 'zona de búsqueda'. Además, citaba a Rob Roser, jefe del CDF, grupo rival del DZero, negando que sus contrincantes tuvieran nada. El Tevatron cerrará sus puertas en septiembre por falta de financiación, y sus investigadores aprovechan estos meses para ofrecer resultados impactantes.