Público
Público

El error que Apple tapó con una funda

La nueva versión del teléfono llega hoy a España con récord de ventas, pero rodeada de polémica por sus problemas técnicos. Está disponible en las tres operadoras principales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La imagen no lo es todo, pero es importante. Apple lo sabe. Durante los últimos años ha logrado superar a sus competidores con productos que no siempre son los mejores, pero que arrasan en ventas. Su último lanzamiento, el iPhone 4, que hoy llega a España, ha sido el producto más exitoso en la historia de la compañía y, a la vez, el que más quebraderos de cabeza está dando; es el único dispositivo que ha logrado que el cerebro de la compañía dé una conferencia para acallar las críticas sobre su funcionamiento y hable de los productos de la competencia.

La epopeya de Apple con el iPhone 4 comenzó el 24 de junio con cientos de personas haciendo cola en las tiendas de EEUU para ser los primeros en poseerlo. El nuevo terminal, disponible con una capacidad de almacenamiento de 16 o 32 GB, añade a su predecesor una cámara frontal para videoconferencias, flash, vídeo en alta definición y cámara de 5 megapíxeles. Permite ejecutar varias aplicaciones a la vez con un nuevo y flamante sistema operativo, el iOS 4. El cerebro de Apple, Steve Jobs, definió su nueva pantalla de 3,5 pulgadas como 'la pantalla de mayor resolución que jamás ha existido en un teléfono'.

Jobs culpó a los usuarios por agarrar mal el teléfono

Pese a sus características y a ser, como especifica la propia Apple, 'lo mejor que le ha pasado al iPhone desde el iPhone', el día de su lanzamiento algunos foros de internet ya especificaban que algo no funcionaba bien en la cobertura del teléfono y en su sensor de proximidad, el que desactiva y apaga la pantalla mientras se está hablando. Jobs tuvo que dirigirse por correo a sus compradores para acallar las críticas, pero su respuesta no fue la esperada. El alma de Apple especificó entonces que el problema no era de la operadora o del terminal sino del propio usuario sobre todo de los zurdos, que cuando sujetaba el teléfono tapaba la antena. Pese a las críticas, las ventas acompañaron a Apple. La compañía anunció a los tres días de su lanzamiento unas ventas de 1,7 millones de terminales, un récord para la marca de la manzana.

La evaluación del terminal en la revista Consumer Reports'El problema con la señal es la razón por la que no podemos recomendar el iPhone 4' debió caer como un jarro de agua fría sobre Jobs, que sólo tardó tres días en convocar una conferencia. El cerebro de Apple, ante una proyección que mostraba el término 'antennagate' con las palabras 'no somos perfectos', reconoció los problemas de antena, pero añadió que los productos de la competencia no estaban libres de estos fallos. Agregó que sólo había protestado el 1% de los tres millones de clientes. Jobs se comprometió a que las operadoras no cobrarían recargo por la devolución. Para indignación de algunos blogueros estadounidenses, el presidente de Apple también anunció que regalaría la funda cuya compra recomendaba unos días antes (29 dólares).

Vodafone es la única que ha especificado que regalará la funda

Entre las marcas acusadas por Jobs de sufrir parecidos problemas de cobertura estaban Samsung, RIM o HTC. Las reacciones no tardaron en llegar. La primera fue Nokia, que mostró en su web diferentes formas de sujetar un teléfono. En todas ellas, decía la compañía, el móvil Nokia funcionaba. 'Nuestros clientes no necesitan una funda', 'Apple se equivocó de diseño', 'los problemas no son comunes' o 'esas afirmaciones son deshonestas' fueron algunas de las respuestas de la competencia.

En cuanto a su llegada a España, supone la ruptura de la exclusividad con Movistar. Hoy Orange y Vodafone se suman ofreciendo tanto el iPhone 4 como su versión 3GS, conscientes del importante reclamo que supone este terminal para la captación y retención de nuevos clientes. 'Hay clientes que no podían disfrutar de nuestras tarifas porque no teníamos el iPhone y era el dispositivo que ellos querían. Ahora eso ha cambiado', explica el director de captación de Orange, Carlos Guri. Tanto Orange como Vodafone prestan especial atención en sus planes de precios a la portabilidad, mientras Movistar se esforzará en mantener a los clientes que ya adquirieron un modelo anterior y cuyo contrato ha finalizado.

Como con el resto de smartphones, las operadoras ofrecerán la posibilidad de conseguir el iPhone 4 desde cero euros con las tarifas más elevadas de voz y datos y una permanencia mínima de 18 meses o dos años. En el otro extremo de la horquilla, las ofertas con menor cuota mensual elevan el precio a los 469 euros en el caso de Movistar, 499 en el caso de Orange y 399 en Vodafone. Las tarifas mensuales mínimas son muy diferentes en cada operadora, por lo que es recomendable informarse en sus respectivas webs.

Con respecto a las devoluciones, Orange señala que en otros países como Francia o Reino Unido han sido 'mínimas e irrelevantes', y avanza que se seguirá la política de Apple, que permite devolver el teléfono hasta 30 días después de la compra. 'Movistar ha realizado todas las pruebas necesarias y no hemos detectado problemas con el móvil', explican fuentes de Telefónica, la única que no ha optado por abrir sus tiendas durante esta madrugada para comenzar a vender el terminal.

Vodafone, la única que ha especificado que regalará la funda, añade que el móvil 'cumple los estándares de calidad de la compañía', y también reafirma la política de devoluciones de Apple, que no acostumbra a tratar conjuntamente los conceptos de lanzamiento y devolución. La asociación de consumidores Facua reclamó ayer a las operadoras mediante un comunicado que asuman la devolución del dinero y la anulación de los contratos de permanencia a los usuarios que no se sientan satisfechos con el terminal.

Por el momento, las operadoras están más centradas en abastecer a las colas de usuarios que esperan en sus tiendas. Hoy se empezará a intuir si el antennagate influye en los usuarios españoles.

La técnica ‘jailbreak' para liberar el iPhone permite ejecutar en él todo tipo de aplicaciones compatibles, y no sólo las autorizadas por Apple. Steve Wozniak, cofundador de Apple junto a Jobs, criticó este aspecto de su antigua compañía durante su asistencia a la Campus Party de Valencia esta semana. Para Wozniak, el iPhone debería ser más libre, 'manteniendo un espacio para que los jóvenes creen y compartan nuevos servicios'. La oficina de derechos de autor de EEUU se pronunció en este sentido el martes al legalizar el ‘hackeo' de los dispositivos para instalar aplicaciones externas. En España, varias sentencias judiciales han declarado legal el ‘hackeo' de consolas y otros equipos. No obstante, Apple y otros fabricantes se reservan el derecho de cancelar la garantía cuando el usuario opta por liberar su equipo.