Público
Público

España estrena este año su estación terrestre para tormentas de Sol

El Monitor de Neutrones de Guadalajara se sumará a una red internacional con 50 puntos de seguimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España estrenará 'a finales de año' su primera estación de medición capaz de medir los rastros de tormentas solares que azoten la Tierra. Así lo explicó ayer a este diario José Medina, profesor de Física de la Universidad de Alcalá de Henares. Medina encabeza el proyecto de construcción del CaLMa, o Monitor de Neutrones de Castilla-La Mancha.

La máquina funciona como una tela de araña diseñada para cazar sólo partículas provenientes del espacio que han logrado atravesar el campo magnético que protege a la Tierra hasta estrellarse en el suelo. En lugar de ello, 15 tubos de dos metros de largo llenos de trifloruro de boro, un gas venenoso, se encargarán de detectar la frecuencia e intensidad de estas partículas, incluidas las que llegan a bordo de tormentas.

La estación, que estará ubicada en el Parque Tecnológico de Guadalajara, ha costado 407.000 euros, que ha cedido el Ministerio de Ciencia e Inno-vación en forma de crédito, señala Medina, que ayer explicó los detalles del experimento en la Tercera Reunión Española de Física Solar y Heliosférica celebrada en Granada.

'Aquí vamos a medir la radiación extraterrestre, pero no haremos alertas, porque no estamos observando el Sol de forma directa', señala Medina. Su detector captará las tormentas sólo cuando estas hayan impactado en la Tierra, por lo que los avisos seguirán llegando de los satélites que orbitan entre la Tierra y el Sol.

El CaLMa se unirá a la red internacional que coordina unas 50 estaciones de seguimiento similares repartidas. Las estaciones funcionan de forma continua y aportan una imagen global de lo que está llegando a la superficie terrestre desde el espacio. En caso de tormenta, su distribución (ver gráfico) permitirá decir en qué lugares la radiación ha sido más intensa. En el mapa se ve una ausencia de estaciones cerca del Ecuador. Se debe a que el campo magnético de la Tierra desvía las partículas a esas latitudes, señala Medina.

'Esta estación permitirá observar una zona geográfica hasta ahora no cubierta', señala Consuelo Cid, de la Universidad de Alcalá de Henares. Sin embargo, no se espera captar potentes tormentas.

'En España tenemos bastante suerte', señala Blai Sanahuja, experto en erupciones solares de la Universidad de Barcelona. 'Aunque Barcelona o Madrid están a la misma latitud que Nueva York, la actividad geomagnética es mucho menor que en EEUU, Rusia o Escandinavia, que están más expuestos a las tormentas.