Público
Público

Las estelas de los aviones agujerean las nubes

Los canales que forman las aeronaves pueden provocar la aparición de nieve y lluvia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los exóticos agujeros que se forman en algunas nubes tienen por fin explicación, según un estudio publicado hoy por la revista Science. Su formación se debe a la congelación de las gotas de agua del interior de las nubes, producida por las estelas que dejan los aviones. Este hecho podría aumentar las precipitaciones cerca de los aeropuertos, según los autores del estudio.

El proceso de formación de estos agujeros es similar al que se produce en la siembra de nubes, utilizada en el pasado para alterar las precipitaciones. En ausencia de partículas de polvo o cristales de hielo, las gotas de agua que forman la nube se pueden mantener en estado líquido hasta temperaturas próximas a los 40 grados bajo cero, lo que se conoce como 'agua sobreenfriada'. A través de la dispersión de partículas lo que se consigue es que estas gotas de agua se congelen, cambiando la estructura y tamaño de la nube.

En este caso, el proceso de formación de los agujeros es debido a la estela de cristales de hielo que dejan los aviones. Según el responsable de la investigación, Andrew Heymsfield, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (EEUU), estas estelas se deben 'al vapor de agua que sale de los propulsores de los aviones, que se expande y se enfría rápidamente, dejando un rastro de partículas de hielo'. También se pueden producir 'estelas en las alas', afirma Heymsfield, 'debido a la diferencia de presión entre la parte superior e inferior del ala, que produce la expansión y el enfriamiento del aire de la parte superior'.

Según el estudio, estas partículas de hielo actúan como punto de partida para que otras gotas de agua sobreenfriada también se congelen, 'provocando un efecto cascada', explica Heymsfield. Las gotas sin congelar acabarán cubriendo la superficie de las partículas de hielo, haciendo que aumenten de tamaño.

Según Heymsfield, 'las simulaciones muestran cómo el crecimiento de las partículas de hielo puede producir movimientos verticales, lo que resulta en un aumento del tamaño del agujero'.

Para el estudio se utilizaron más de 20 imágenes de satélite de nubes que tenían varios de estos agujeros. Además, dispusieron de un programa de simulación atmosférica para observar el posible comportamiento de estas nubes. Los resultados mostraron que esta 'siembra inadvertida de nubes no parece tener implicaciones globales, pero puede afectar al clima en las zonas cercanas a los aeropuertos y aumentar las precipitaciones'.