Público
Público

Una estrella es "la perfecta anfitriona" para la vida

El astro es muy parecido al Sol tal como era hace 3.900 millones de años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si el Sistema Solar sólo tuviese 600 millones de años, en lugar de unos 4.500, el Sol sería como K1 Ceti. Ese es el nombre de la estrella más parecida al astro rey cuando era joven y la Tierra comenzaba a albergar vida, según un estudio del CSIC que se ha publicado en The Astrophysical Journal.

'Observar a esta estrella es como tener una máquina del tiempo para ver el Sol que iluminaba nuestro planeta hace 3.900 millones de años', explica a Público Ignasi Ribas, investigador del Instituto de Ciencias del Espacio de Barcelona y uno de los autores del estudio. 'Es como la hermana pequeña de nuestro astro', comenta. Ribas cree que esta estrella, que muestra un 70% del brillo del Sol actual, es 'la perfecta anfitriona' para generar a su alrededor formas de vida básicas como las primeras que surgieron en la Tierra.

Los investigadores han estudiado a K1 Ceti con los telescopios del Observatorio de Valongo en Brasil y el telescopio espacial Hubble de la NASA. Dada su juventud sólo tiene 600 millones de años esta estrella a 30 años luz de la Tierra gira mucho más rápido que el Sol y expulsa una radiación ultravioleta diez veces mayor. Estas propiedades ayudarán a los investigadores a discernir cómo era la atmósfera de la Tierra cuando se produjeron las primeras reacciones químicas que hicieron posible la aparición, primero, de aminoácidos y, después, de moléculas más complejas hasta llegar a las primeras células.

'Esta estrella es muy importante para entender por qué el agua en la Tierra no se congeló'

'Esta estrella es muy importante para entender por qué el agua en la Tierra no se congeló, a pesar de que el Sol era un 70% menos potente que el actual', explica Ribas. La respuesta pasa por compuestos como el amoníaco o el metano, que generaron el efecto invernadero clave para que pudiese surgir 'el primer chispazo de vida'. Ahora, la radiación de K1 Ceti servirá para determinar la composición exacta de esa atmósfera.

La próxima pregunta es si hay planetas del tamaño de la Tierra orbitando la estrella. Es algo que no podrán responder los telescopios actuales, pero sí el proyecto SIM, un telescopio espacial para cazar planetas habitables que la NASA planea lanzar en 2016.

La sonda CoRoT de la ESA acaba de encontrar seis nuevos exoplanetas y una enana marrón, según un comunicado del Instituto de Astrofísica de Canarias, cuyos telescopios han participado en el hallazgo. Esta última detección eleva el número de exoplanetas encontrados en la Vía Láctea a 461. Por su tamaño y composición, es muy poco probable que la mayoría de ellos pueda albergar vida similar a la de la Tierra.