Público
Público

Europa cuestiona la genética 'online'

Dos estudios critican los análisis que se venden en la red para predecir el riesgo de enfermedad por el ADN // La mayoría de expertos pide prohibirlos, según una encuesta

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

La polémica de si un test de ADN realizado a partir de un escupitajo puede predecir la salud acaba de desembarcar en Europa. Dos nuevos estudios presentados esta semana en Ámsterdam cuestionan la fiabilidad de los tests genéticos que venden en internet empresas de EEUU y Europa sin necesidad de supervisión médica y que, por precios que oscilan entre los 70 y los 850 euros, indican la predisposición de una persona a sufrir cáncer, diabetes y muchas otras enfermedades.

Los trabajos añaden que la mayoría de los médicos especializados en genética de 28 países europeos prohibiría estas pruebas. La encuesta, que es la primera de este tipo en Europa, detalla que casi la mitad de los profesionales consultados ya tiene pacientes que han comprado estos tests.

Las pruebas indicaron diferentes resultados en dos tests competidores

La precisión de estos productos ya había sido puesta en duda en EEUU, cuyo Gobierno está en proceso de regular su venta. Dos de las empresas líderes del sector están ahora en el punto de mira del estudio realizado por expertos de las universidades Erasmus y Leiden, en Holanda, y Harvard, en EEUU. Se trata de 23andMe, de EEUU, y deCODE, de Islandia.

Para adquirir estos tests sólo hace falta pedir un kit de prueba en sus webs, escupir en un vial, enviarlo a la compañía y esperar los resultados. Las empresas hacen un rastreo del ADN en busca de pequeñas secuencias que, según los estudios publicados, indiquen un mayor riesgo de sufrir ciertas enfermedades.

Aunque la técnica es válida para la investigación, su valor médico es muy dudoso o nulo, ya que no hay suficientes datos genéticos a nivel mundial como para que las predicciones sean representativas, según los expertos consultados. Además, las compañías ofrecen predicciones sobre dolencias como la diabetes o el cáncer, en cuyo desarrollo interviene un número desconocido de genes y factores externos como la dieta o estilo de vida que no pueden conocerse por el ADN.

En muchas dolencias influyen más factores que el genético

Según el estudio, presentado el pasado martes en el congreso de la Sociedad Europea de Genética Humana, los resultados muestran que, dependiendo de si el análisis lo realiza una empresa u otra, la misma persona, con el mismo ADN, tendrá un porcentaje diferente de sufrir un ataque al corazón, cáncer de próstata o diabetes, tres de las ocho dolencias que se consideraron en el estudio.

Los investigadores tomaron fragmentos de genomas ya publicados para reconstruir el perfil genético de 100.000 personas. Después los analizaron usando 'las fórmulas y datos de riesgo aportados por las dos empresas'. Los investigadores se toparon con grandes divergencias entre una y otra, incluso fallos más preocupantes. 'DeCODE predijo porcentajes de riesgo de más del 100% para cinco de las ocho enfermedades' analizadas, señaló en un comunicado de prensa Rachel Kalf, epidemióloga de la Universidad Erasmus y coautora de este estudio.

'Sólo esto debería ser suficiente para generar preocupación sobre la precisión de estas predicciones', añadió. El estudio también critica que, aunque algunas personas reciben porcentajes de riesgo más altos que la media, la diferencia 'es demasiado pequeña para ser relevante'.

Los resultados le han sabido a cuerno quemado a las empresas implicadas. 'No han utilizado ejemplos de la vida real y además este grupo de investigadores no tiene ninguna credibilidad', señaló ayer a Público Kári Stefánsson, presidente de deCODE. Este neurólogo que fue profesor de Harvard también la emprende con la competencia. 'Nuestras técnicas son muy, muy sólidas', dijo Stefánsson, y espetó: '23andMe no es una empresa de análisis genéticos, es una empresa de marketing'.

El test de Stefánsson se vende en la web por unos 850 euros. La versión más barata de 23andMe vale diez veces menos. Entre sus creadores está Anne Wojcicki, mujer de uno de los fundadores de Google que financia la compañía y famosa por organizar fiestas con famosos en las que estos escupen en los viales para que les hagan un análisis genético. Además, su empresa permite consultar y compartir los perfiles genéticos en la web para proyectos de investigación en una especie de red social de genética lúdica.

'Las conclusiones sobre la fiabilidad y relevancia de los datos de 23andMe no deberían basarse en comparaciones con deCODE u otras organizaciones', advirtió ayer una portavoz de la empresa estadounidense.

En Estados Unidos, una investigación encubierta del Gobierno concluyó el año pasado que los análisis son 'engañosos' e 'inservibles'. Desde entonces, la FDA, agencia del medicamento estadounidense, está negociando con estas empresas la manera de regular sus productos. Mientras, se les permite seguir vendiéndolos, según confirmaron 23andMe y deCODE.

Las dudas sobre estos productos en Europa coinciden con el primer dato que se conoce sobre su popularidad. Según la primera encuesta que se ha realizado en el continente entre médicos genetistas, el 45% ha tenido al menos un paciente que ha comprado su perfil genético por internet. La encuesta, realizada entre 130 especialistas de 28 países, indica que el 63% de los médicos encuestados prohibiría tests como los que realizan 23andMe o deCODE. 'Once de los encuestados eran de España, es decir, un 8%', explicó ayer Heidi Howard, investigadora de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) y coautora de la encuesta.

'De momento, estos tests no tienen valor para nada relacionado con la salud', opina Ignacio Blanco, responsable del programa de Consejo Genético del Instituto Catalán de Oncología. Blanco ya ha atendido a dos pacientes que han comprado los tests online. 'Lo hacen porque están preocupados y piensan que les va ayudar, pero es todo lo contrario, porque son valores numéricos que no saben interpretar y que, al final, les preocupan aún más', señala.

Salida de la quiebra 

La firma islandesa deCODE ofrece un test genético por internet sobre 45 enfermedades. Aunque se declaró en quiebra en 2009, ha seguido operando desde entonces gracias a la venta de parte de sus activos.  

La red social del ADN 

23andMe, empresa de Silicon Valley con financiación de Google, ha bajado el precio de sus test, desde los 800 euros a menos de 80. También ha establecido una comunidad online para uso interno de sus clientes. 

'Riesgo de muerte' 

Telome Health, fundada por Elizabeth Blackburn, codescubridora de los telómeros y ganadora del Nobel en 2009. Dice que estos ‘tapones' de los cromosomas pueden indicar 'el estado de salud y el riesgo de muerte'. 

Spectracell Laboratories

Los análisis de telómeros de esta compañía se venden sin necesidad de intermediación de un médico. Mide la longitud de los telómeros en glóbulos blancos de los clientes por unos 200 euros. 

Albio Tech

Esta compañía estadounidense dice que sus tests genéticos pueden 'mejorar el rendimiento de los entrenamientos' e incluso ayudar a los padres a averiguar para qué deporte son más aptos sus hijos. 

La preferida de Ozzy 

Mientras la mayoría de empresas de test genéticos ofrece análisis parciales del genoma, Knome ofrece la secuencia completa a sus clientes, incluido el cantante Ozzy Osbourne.