Público
Público

El europeo más antiguo era caníbal

Un fósil de Homo antecessor data la antropofagia en más de un millón de años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Marcas de descarnación, así como una marca de percusión. Estas son las huellas presentes en un fragmento del húmero de un hominino, desenterrado durante la presente campaña de excavación en Atapuerca, y que llevan al equipo de paleontólogos a 'aventurar la hipótesis de la práctica de canibalismo' hace más de un millón de años.

El fósil ha aparecido en el nivel TE9 de la Sima del Elefante, el mismo yacimiento en el que en años anteriores se descubrieron los restos fósiles humanos más antiguos de Europa. Estos huesos de hace 1,3 millones de años pertenecen a la especie Homo antecessor, descubierta primero en el yacimiento de la Gran Dolina de Atapuerca, donde ya se encontraron evidencias de prácticas caníbales.

Este hallazgo atrasa cerca de medio millón de años el consumo de carne humana por parte de sus congéneres. Precisamente por tratarse de dos grupos humanos de la misma especie pero muy distanciados en el tiempo, para Eudald Carbonell, codirector de las excavaciones, esto confirmaría la teoría de que la antropofagia sería una práctica alimenticia común, y no algo ocasional motivado por una lucha territorial con un grupo vecino.

El fragmento de hueso perteneció al brazo de un individuo adulto, que podría ser el mismo al que pertenecen la mandíbula y la falange halladas en 2007 y 2008. Las marcas de descarnación son los arañazos dejados en la superficie del hueso por la herramienta cortante utilizada para separar la carne y la marca de percusión indicaría que el hueso fue roto para extraerle el tuétano.

Estas señales son similares a las observadas en los restos de otros animales hallados en el mismo nivel, indicador claro de su consumo como alimento. Conforme se encuentren más fósiles, podrá estimarse cuánto contribuía el canibalismo a la dieta del antecessor.