Público
Público

Si existen seres en otros mundos, ya llamarán ellos

Nace WETI, un plan para contactar con extraterrestres que consiste en esperar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la década de 1960, en plena euforia espacial, varios proyectos para establecer contacto con los alienígenas se agruparon bajo el nombre de SETI, siglas en inglés de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre. Hoy, apagado el furor, SETI mantiene una actividad residual, con fondos menguantes. Alguien decidió que esto no podía seguir así y que algo se debía hacer. Pero como no disponía del dinero para hacerlo, se ha conformado con una opción más barata, aunque no menos firme ni resuelta: sentarse a esperar.

WETI (siglas en inglés de Esperar a la Inteligencia Extraterrestre) basa su misión en una idea: “Esperar a que otros nos encuentren”. A favor de su propuesta señalan que “es más barato y menos estresante” que otras investigaciones, además de ser “respetuoso con el medio ambiente” y no causar “calentamiento global, terrorismo o conflictos nucleares”. Esperar es, dicen, la manera más humilde de llegar a entender el lugar de la humanidad en el Universo y responder así a las preguntas clásicas: “¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Podemos tomar café mientras tanto?”.

La iniciativa nació de manera oscura. “Estamos rastreando las raíces de nuestra organización”, dice la voz cantante de WETI, el escritor y astrónomo de la Universidad escocesa de St. Andrews, Aleks Scholz. Entre las preguntas a las que dan respuesta, justifican dejar la carga financiera del contacto a los propios extraterrestres, por su “mayor nivel tecnológico”. ¿Y si por fin llegan? “Primero hay que dejarles confirmar que somos realmente extraterrestres (para ellos). Podemos ser un producto de su imaginación o un hoax. Una vez confirmen que existimos, sabrán qué hacer”, dicen.

Emulando la computación distribuida de SETI, WETI prepara un programa que los internautas podrán descargar para esperar unidos. “Un ordenador puede esperar millones de veces por segundo”, explican. Y a falta de ordenador, ofrecen otra posibilidad: “Pon un trozo de papel en un libro. Míralo de vez en cuando por si hay mensajes. Si no tienes un libro, compra uno”. Y así, a esperar. Mientras, su web informa con fino rigor del progreso: “Contactos confirmados: 0”.