Publicado: 05.05.2015 16:45 |Actualizado: 05.05.2015 16:45

El experimento de un estudiante en EEUU capta misteriosos sonidos estratosféricos

Micrófonos de infrasonido han recogido una especie de silbidos a 36 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra, un hallazgo que ahora estudian científicos de la NASA.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3
Comentarios:
La NASA capta misteriosos sonidos estratosféricos. /DANIEL BOWMAN

La NASA capta misteriosos sonidos estratosféricos. /DANIEL BOWMAN

La NASA ha captado misteriosos sonidos en el borde del espacio. Micrófonos de infrasonido han recogido una especie de silbidos a 36 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra.

El logro ha sido posible a través del experimento de un estudiante de la Universidad de Carolina del Norte, Daniel Bowman, que diseñó y construyó un equipo capaz de captar las ondas de sonido en frecuencias inferiores a 20 hertzios.

El infrasonido es por debajo del rango auditivo humano, pero la aceleración de las grabaciones los hace audible. "Suena un poco como 'Expediente X'", ha señalado Bowman, en declaraciones a 'Live Science'.



Los sensores de infrasonido colgaban de un globo de helio lanzado el 9 de agosto de 2014, que voló por encima de Nuevo México y Arizona. Los expertos han explicado que ningún experimento de infrasonido ha llegado nunca antes a tales altitudes.

A medida que el globo iba asecendiendo, los sensores de infrasonido recogieron una mezcla de señales que ahora los científicos están tratando de interpretar. Bowman informó el pasado 23 de abril, en la reunión anual de la Sociedad Sismológica de América, que "nunca habían escuchado antes tantas señales estratosféricas". El estudiante también se ha mostrado "sorprendido" por la gran "complejidad de la señal".

Tras el éxito de este envío, la NASA pretende apoyar un segundo proyecto para grabar más de estos ruidos extraños a finales de este año. "Seguramente, si ponemos instrumentos por encima de la estratosfera encontremos cosas que no hemos visto antes. No se había hecho nada así en 50 años", ha recordado el científico.