Público
Público

Los fabricantes aceleran para incorporar el cargador único

Las compañías se plantean su impacto en el precio y si compensa seguir vendiéndolo con el móvil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cada año se venden en la Unión Europea unos 185 millones de móviles, y más del 50% de ellos son teléfonos de sustitución. Con la adquisición del nuevo dispositivo sus propietarios desecharán tanto el terminal como el cargador que lo acompaña, una situación con la que la UE pretende acabar. Los 14 principales fabricantes de teléfonos móviles (y que aglutinan el 90% del mercado) se han comprometido a lanzar un cargador único con conexión micro-USB para móviles antes de que termine este año pero, al no ser obligatorio, cada uno de ellos está apostando por una estrategia diferente. La Comisión Europea (CE) ha anunciado que 'vigilará de cerca' a las compañías, aunque también especifica que no puede decidir sobre la comercialización que haga cada fabricante.

Motorola y RIM (Blackberry) están entre los pocos que incluyen desde el año 2009 la conexión micro-USB en todos los nuevos terminales que lanzan. Los cargadores de Motorola cuentan con dos partes: un adaptador de corriente con conexión USB y un cable con terminación USB por un lado (para conectarlo al adaptador) y micro-USB por otro (para conectarlo al terminal). 'Es un proceso que permite ahorrar componentes electrónicos y reducir los costes al incluir un único cable micro-USB para cargar el terminal en la red y conectarlo al ordenador', explican desde Motorola.

El resto del mercado, en todo caso, no ha realizado una adaptación tan rápida como la de Motorola o RIM. Fabricantes como Nokia, Sony Eric-sson, LG o Alcatel también han suscrito el acuerdo, pero todos insisten en el carácter 'progresivo' del mismo. Alcatel y Sony Ericsson especifican que en el segundo semestre de este año todos sus nuevos terminales contarán con el cargador universal. La realidad hoy es la misma para todos: han ido lanzado móviles con conexión micro-USB ya sea en gamas completas o en terminales independientes pero cuentan con realizar la adaptación de forma gradual hasta 2012.

Apple sólo comercializa un terminal, lo que coloca a la compañía en una situación peculiar. La empresa no facilita información adicional a la explicada por la Comisión Europea, pero su migración, al contrario de lo que le sucede a fabricantes con un amplio catálogo, será sencilla. Su iPhone 4, lanzado en 2010, no dispone de esa conexión. El acuerdo le obligará a que la siguiente versión de este teléfono (sin fecha de lanzamiento prevista) sí la tenga.

Los usuarios sustituyen su teléfono móvil cada dos años, según varios estudios. Con estos datos, y si los fabricantes cumplen sus compromisos, el cargador común será predominante en 2013. Los propietarios de modelos que no incluyen el cargador universal tendrán que adquirir un adaptador independiente si quieren acercarse a la compatibilidad soñada por la Comisión.

Entre las ventajas del cargador único, la CE destaca que la disminución del número de cargadores que se venden innecesariamente 'reducirá los residuos'. Pero, para ello, es necesario que los fabricantes decidan no incorporarlo de serie en la compra de cada terminal. Varias compañías señalaron este jueves a Público que están realizando estudios entre sus clientes para desarrollar la estrategia de venta futura de estos cargadores.

Que los fabricantes decidan comercializar los móviles que incluyan micro-USB sin cargador implicaría un ahorro en la distribución para ellos, pero también cambiaría la forma en la que se han vendido los terminales hasta ahora. Faltaría por decidir, además, si esto repercute en una rebaja para el consumidor. La UE estima que esto se traducirá en un ahorro de precio para el usuario, aunque especifica que 'la Comisión Europea no interfiere con las estrategias de precios del fabricante'.