Público
Público

Fallece Montignac, el ejecutivo que se hizo rico con su dieta

Vendió millones de libros con su método, carente de reconocimiento científico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las dietas con nombre son hoy un fenómeno común, pero en la década de 1980 sólo había una opción para perder peso: dejar de comer. El ejecutivo francés Michel Montignac fue pionero en desafiar esa creencia, afirmando que 'simplemente escogiendo de manera correcta los alimentos' se podía adelgazar, 'sin restricciones calóricas'. Montignac falleció el domingo, a los 66 años de edad, en la localidad francesa de Annemasse.

En 1986, el entonces directivo escribió Cómo adelgazar en las comidas de negocios, al que siguieron más de una decena de títulos. Su segundo libro, Comer para adelgazar, había vendido ya 16 millones de ejemplares en 2004.

La ciencia no ha demostrado nunca la validez de su dieta salvo un estudio publicado en British Journal of Nutrition, hecho con sólo 12 voluntarios y en seis días. El Ministerio de Sanidad la incluyó en 2007 en un listado de dietas milagro, sobre cuyos peligros alertaba.

El catedrático de Nutrición del Hospital Sant Joan de Reus, Jordi Salas, explica: 'Hasta hace poco, se criticaba, pero no había evidencia científica. En los últimos años, sin embargo, se ha intentado analizar qué tipo de dietas son las mejores para perder peso y se ha visto que, aunque a los seis meses los pacientes en dietas como la de Montignac presentaban mejores niveles de glucosa en sangre y de colesterol del bueno, a largo plazo los efectos no se mantenían'.

Un estudio comparativo de este tipo de regímenes publicado en 2009 en New England Journal of Medicine demostró que, dos años después de empezar una dieta, los pacientes ya habían recuperado la mitad del peso perdido, con independencia del modelo elegido.

La jefa del Servicio de Endocrinología del Hospital de Getafe, Susana Moreneo, opina: 'Todo el mundo quiere descubrir la dieta mágica porque, si la encuentra, puede ayudar a mucha gente y, además, hacer un gran negocio'. Sin embargo, recuerda que para adelgazar, es imprescindible comer menos. 'En el fondo, en todas las dietas se come menos, que es lo que hace adelgazar', comenta la experta, que cree que la nutrición debería centrarse ahora 'no en encontrar la dieta perfecta, sino la que se pueda seguir más tiempo'. Monereo advierte de que las dietas disociadas, como la de Montignac, pueden tener consecuencias para la salud. 'No hay que jugar con la alimentación', concluye.

En la misma línea se expresa el jefe de Endocrinología del Hospital Gregorio Marañón, Basilio Moreno: 'El método Montignac no tiene un ápice de fundamento científico', sentencia.