Público
Público

Un fármaco español abre una vía contra el alzhéimer

El primer ensayo clínico con 30 pacientes ofrece resultados prometedores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un fármaco contra el alzhéimer desarrollado por investigadores españoles ha mejorado el estado de pacientes de esta enfermedad durante un ensayo clínico preliminar. Los resultados del estudio, que se ha llevado a cabo durante cinco meses en Austria y Alemania con 30 pacientes, muestran que quienes tomaron el compuesto, llamado tideglusib, mejoraron respecto a cuatro de los cinco marcadores utilizados para medir el estado de desarrollo de su enfermedad.

Los resultados se han presentado durante el Congreso Internacional del Alzhéimer, celebrado en Honolulu (Hawai, EEUU). Son parte del primer ensayo clínico de este fármaco, cuyo objetivo principal es analizar si resulta inocuo para los pacientes. Sin embargo, también se mide su respuesta para comenzar a ajustar las dosis de cara a las nuevas fases del estudio.

'Nuestro fármaco es el que más avanzado está en esta línea de investigación', explica Ana Martínez, investigadora del Instituto de Química Médica del CSIC y responsable del equipo que desarrolló el compuesto. Dieron con él tras cuatro años de investigación sobre nuevas vías para frenar la muerte neuronal relacionada con el alzhéimer. Desde 2000, la propiedad del fármaco, que lleva el nombre comercial Nypta, pertenece a la empresa Noscira, filial del grupo Zeltia.

'El compuesto ya había demostrado poder para frenar la muerte neuronal en animales', explica Martínez. Aunque aún es pronto para saberlo, si el tideglusib logra hacer lo mismo en personas, se convertiría en el primer fármaco capaz de frenar la pérdida de neuronas, algo que los compuestos convencionales usados contra el alzhéimer no hacen, explica Martínez.

El fármaco tienen aún un largo camino por recorrer. Tras estudiar a los 30 pacientes analizados, el equipo ha comenzado a reclutar a otros 100 pacientes de 25 países, incluida España, para realizar otro estudio de fase II cuyos resultados 'tendrán ya validez estadística', explica la investigadora. En caso de obtener buenos resultados, se llevaría a cabo la última fase del estudio, en el que se probaría el compuesto durante un año en un número más amplio de pacientes. 'Si todo sale bien y el fármaco resulta viable, podría llegar al mercado en 2014 o 2015', concluye Martínez.