Público
Público

Francia subvencionará las descargas de pago a los jóvenes

El Ejecutivo galo prepara una 'tarjeta musical' para usuarios entre 12 y 25 años que 'regalará' el 50% del precio de la compra de música en Internet

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia prepara un nuevo paso en su lucha contra las descargas en Internet. Tras la aprobación el pasado año de la ley anti P2P, el Ejecutivo galo prepara otro proyecto. La última idea de la Administración Sarkozy ha sido la de crear una 'tarjeta musical' con la que subvencionar las compras que jóvenes entre 12 y 25 años hagan en páginas web de música que funcionen con cuotas.

La idea del Gobierno francés es sacar a la venta estas tarjetas a un precio de 25 euros con un valor de 50 euros -el Estado francés abonará la diferencia- para que los usuarios más jóvenes se ahorren un 50% en las descargas de pago.

El proyecto, ya bajo el visto bueno de la Comisión Europea (CE), está previsto que se ponga en marcha las próximas semanas y que dure al menos dos años vendiendo un millón de tarjetas cada 12 meses. Cada usuario sólo podrá adquirir una tarjeta por año.

El vicepresidente de la CE y titular de Competencia, Joaquín Almunia, afirmó en un comunicado que será bienvenida cualquier iniciativa de un país que 'incremente la disponibilidad de música en línea a un precio más bajo para los consumidores y a través de canales legales de distribución'.

No obstante, aseguró que la Comisión velará por que tales iniciativas se apliquen de acuerdo a las normas sobre ayudas estatales de la UE. Las normas comunitarias de competencia permiten tal esquema si persigue un interés general y no crea una distorsión excesiva de la competencia.

Bruselas cree que la iniciativa preserva la diversidad de la industria musical

Bruselas explicó asimismo, tras dar luz verde a este programa de subsidios franceses, que la medida responde a 'la preocupación por que el creciente volumen de música distribuida en línea, en incumplimiento de las normas de derechos de autor, pueda sacar del mercado a las plataformas de distribución legal de música'.

En concreto, intentará 'crear el hábito entre los consumidores, cuando aún son jóvenes, de utilizar canales legales de distribución de música en Internet'. La iniciativa requiere que los operadores de páginas web contribuyan al proyecto por medio de una reducción del precio de la música, la extensión de la duración de la suscripción o una contribución para los costes de publicidad de la tarjeta.

Según la CE, esto limitará el beneficio que cada operador obtenga del sistema a 5 millones de euros, con el propósito de garantizar que los operadores independientes puedan beneficiarse también del mismo. Así, el esquema 'contribuirá a preservar el pluralismo y la diversidad cultural en la industria musical en línea', añadía el comunicado.