Publicado: 13.01.2009 20:30 |Actualizado: 13.01.2009 20:30

Freno al gasto energético de las pantallas de plasma

La UE fijará un reglamento en primavera que marca nuevos estándares máximos en el consumo de electricidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una pantalla de plasma de 42 pulgadas consume 822 kilovatios de electricidad al año, una cifra muy superior a los 350 kW de un televisor LCD de las mismas medidas y los 322 kW de uno CRT (de tubo catódico). En la misma proporción generan emisiones de CO2. La Comisión Europea está trabajando en una nueva regulación para aumentar la eficiencia energética de los televisores. La modificación afecta a la directiva 2005/32/CE, por la que se establecen una serie de requisitos de diseño ecológico, tal y como reflejaban ayer algunos medios. Las alarmas saltaron entre los fabricantes de pantallas de plasma, que se mostraban cautos a la hora de pronunciarse sobre este tema.

Todos los fabricantes tendrán que cumplir los nuevos estándares a partir de la modificación de la directiva para poder seguir vendiendo sus televisores en el mercado europeo. El primer borrador del nuevo reglamento verá la luz en febrero y se prevé que sea en primavera cuando se fije definitivamente.

Según datos de Gfk, el 84% de las ventas de televisores en Europa proviene de equipos LCD, el 14% de plasma y el 2% de sistemas CRT. La Comisión habla de "supresión gradual de los televisores menos eficientes" y, aunque es previsible que una parte de los que se fabrican estén fuera de la nueva normativa, también hay que tener en cuenta la renovación de estos equipos en el catálogo de los fabricantes, que se produce cada pocos meses. Así, una vez que entre en vigor y mediante un sistema de plazos, tardarán menos de un año en actualizarse.

La Comisión establece dos niveles de implantación. Según su portavoz de Energía, Ferran Tarradellas, el documento con el que trabaja la Comisión prevé una primera fase de requisitos para las pantallas de plasma a los que se puede dar respuesta con la tecnología actual, "aunque una parte del mercado debe mejorar", apunta. En una segunda etapa, Tarradellas puntualiza que los requisitos serán más estrictos, si bien "es previsible que la nueva generación de televisiones de plasma también los cumpla".

Panasonic es el primer fabricante mundial en televisores de plasma. Desde la compañía se insiste en que ya han incorporado "diferentes avances en la fabricación para reducir el negativo impacto ambiental". En esta iniciativa, se incluye el reglamento para regular el consumo energético de las luces de stand by de los equipos, estableciendo un consumo máximo para 2010 entre 1 y 2 vatios. "Los nuevos modelos de Panasonic ya consumen entre 0,3 y 1 vatio", aclara el fabricante.

La Unión Europea no es la única que será más estricta con el consumo energético de los electrodomésticos. El estado de California (EEUU) planea establecer a mediados de año una nueva normativa que, según sus cálculos, empezaría a aplicarse en 2011.

- La tecnología OLED (Diodo Orgánico de Emisión de Luz) se plantea como sustituto de las pantallas LCD y plasma.

- Los televisores OLED utilizan un material orgánico que emite su propia luz, por lo que no requieren de iluminación trasera o lateral.

- Los diodos de los que se compone, cuando están apagados, no producen luz y no consumen energía.

- Esta tecnología permite la fabricación de pantallas más delgadas, con mayor brillo y contraste e incluso flexibles.

- Su mayor problema estriba en que, por el momento, su coste de fabricación es elevado y su vida útil aún es inferior a la del LCD y plasma. Se trata de una opción a medio-largo plazo.

- Samsung, el mayor fabricante de esta tecnología, estima que un televisor OLED de 22’’ tendría un precio de unos 4.000 euros por el coste de inversión inicial necesario.

- El primer televisor OLED en el mercado norteamericano será el Sony XEL-1. Mide 11’’, tiene tres milímetros de grosor y rondará los 1.700 euros.