Público
Público

Las gafas 3D universales llegarán a las tiendas en agosto

Las nuevas lentes se podrán utilizar con cualquier marca de televisor 3D, en el cine y con videojuegos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los fabricantes estiman que más del 25% de los televisores mayores de 40 pulgadas que se venderán este año incorporarán tecnología 3D. Además de un televisor, los usuarios que desean disfrutar del 3D en su salón deben adquirir un lector Blu-ray especial y unas gafas. La mayoría de los fabricantes ha optado por incluir en el precio del televisor (a partir de 1.000 euros) dos pares de gafas.

Una familia de más de dos miembros tendría que comprar más unidades, pero ahí no acaba el gasto. Si alguno de ellos va a ver una película 3D a casa de un amigo, por ejemplo, deberá llevar sus gafas, pero sólo le servirán si el televisor es de la misma marca, ya que este accesorio no es universal. Su adquisición tampoco le servirá para ver una película en el cine o jugar a un videojuego en un monitor 3D, ya que cada uno de estos segmentos requiere de una programación específica en las gafas.

La compañía Xpand será la primera en lanzar en España unas lentes 3D universales. Ya pueden comprarse a través de Internet, y a finales de agosto empezarán a distribuirse en tiendas, una vez que se produzca el lanzamiento de las nuevas pantallas de Sony, Panasonic, Philips y Toshiba (las dos primeras, junto a Samsung, ya tienen algunos modelos en el mercado).

La dificultad en el lanzamiento de gafas 3D universales se basa, en parte, en que no existe un protocolo estándar de comunicación y cada fabricante de televisores ha optado por lanzar su propia solución. 'Tratan de optimizar las funciones de su televisor y no tienen, en principio, razones para invertir en solucionar un problema que no es suyo', explicó esta semana a Público la directora general de Xpand, Maria Costeira.

La creación de unas gafas 3D universales no implica sólo que se puedan utilizar con cualquier televisor. La compatibilidad, según Costeira, tiene que producirse entre el televisor, el ordenador y la pantalla de cine, buscando que cada usuario tenga su par de gafas que pueda utilizar en cualquier situación. Cada uno de estos sistemas tiene peculiaridades como la rapidez a la que debe descodificarse la imagen. 'Se tiende a pensar sólo en unas gafas universales para el televisor cuando, en realidad, no es necesariamente el componente más importante', dijo Costeira. De hecho, su compañía ya fabrica tanto las gafas para televisores Philips o Panasonic como para casi 3.000 salas de cine.

Las gafas activas con obturador LCD, como las que lanzará XPand, se sincronizan con la pantalla (de cine, televisión u ordenador) a través de infrarrojos. Con esa comunicación, realizan un escáner de las frecuencias y, mediante software, se adaptan a la frecuencia correcta, que está preconfigurada.

La renovación o adaptación de los consumidores a la TDT en España se plantea como uno de los escollos para la explosión a corto plazo del 3D en el hogar. Además, los usuarios se plantean si esperar al lanzamiento de televisores 3D que no necesiten gafas. Los fabricantes coinciden en que, a medio plazo, el uso de accesorios es la única opción doméstica posible. 'Hablamos de diez años siendo muy positivos, y aún así habrá que ver qué sucede con pantallas de cine de 20 metros', apuntó Costeira.

Los expertos consideran que uno de los mayores revulsivos para la venta de dispositivos 3D vendrá de los videojuegos. En 2009, esta industria alcanzó en España el 53% del mercado de entretenimiento audiovisual, superando la suma de cine, DVD y música. Fabricantes de consolas como Sony y Nintendo ya han adelantado su intención de actualizar sus máquinas con tecnología 3D.