Público
Público

El genio de las 313 patentes

Un análisis de las tecnologías registradas en Apple en EUU muestra un papel activo de su fundador en el diseño de todos los productos de la compañía californiana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Podría ser una pregunta de Trivial, ya que, sin duda, la respuesta es llamativa. The New York Times ha contabilizado, a través de la web de la Oficina de Patentes y Marcas de EEUU, el número real de inventos atribuidos oficialmente a Steve Jobs. La cifra, que incluye los artículos en los que Jobs figura como principal autor y aquellos en los que sólo es parte de un equipo, alcanza las 313 patentes, un número que supera con mucho a los inventos atribuidos a otros fundadores de compañías tecnológicas punteras.

Semejante muestra de creatividad podría acallar los rumores de que Jobs es, ante todo, un genio del marketing, pero algunos analistas tecnológicos citados por el diario estadounidense alertan sobre la elevada presencia de Jobs en el listado de patentes. Dichas fuentes, anónimas, afirman al diario estadounidense que Apple podría haber inflado en parte la participación de Jobs en la creación de los productos de la compañía para reforzar la imagen de visionario del que hasta el miércoles por la noche era su presidente. David B. Yoffie, un profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, reflexiona al respecto: 'Apple puede tener sus razones para querer que el nombre de Steve Jobs figure en sus patentes'.

Sin embargo, los expertos en este negocio ven complicado que se trate de un ardid del departamento de relaciones públicas de la empresa de la manzana. Un profesor de Derecho de la prestigiosa Universidad de Stanford, Mark Lemley, advierte de que 'si se pone en una patente el nombre de alguien que no ha participado en el diseño del producto, esta puede ser invalidada'. Apple no contestó al respecto.

El análisis de las patentes en las que figura Jobs pone de manifiesto, según los expertos consultados, que el fundador de Apple ha tenido un papel más destacado en el diseño de aquellos inventos en los que aparece como primer firmante, que son 33 del total, entre ellos los dos relacionados con la carcasa de cristal tan relacionada con los ordenadores de la empresa californiana.


El estudio del registro también demuestra la estrecha relación de Steve Jobs con el equipo de diseño industrial, liderado por Jonathan Ive, con el fin de supervisar hasta el último detalle de los productos. De hecho, Jobs comparte con Ive la autoría de más de 200 patentes.

Poco después del lanzamiento de los iconos de diseño iMacs, en 1998, el histórico competidor de Jobs y cofundador de Microsoft, BillGates, declaró: 'El único liderazgo que tiene Apple es en colorido. No creo que nos lleve mucho tiempo ponernos al día en eso'.

Esto demuestra que Gates no tenía, sin duda, el mismo interés por el diseño que Jobs, lo que hizo que eventualmente Apple superara a Microsoft como la empresa tecnológica más valiosa del mundo. La presencia de Gates en las patentes de su empresa es infinitamente menor que la de Jobs. El fundador de Microsoft sólo figura en nueve patentes de su compañía, aunque estuvo 20 años al frente de la misma, hasta su retirada en 2000.

Aunque de otra generación, la actividad de Jobs tampoco es comparable a la de otros genios tecnológicos más recientes. Los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, llevan su nombre en poco más de una docena de las patentes asociadas a su exitosa empresas.

Un veterano experto en tecnología del Sillicon Valley, el fundador de la compañía de software Lotus Development Corporation (adquirida posteriormente por IBM) Mitchell Kapor, explicaba: 'Así es Steve. Tiene una visión y un genio para el diseño que acoge varias disciplinas. Nunca recibió educación universitaria reglada, pero siempre tuvo esa sensibilidad'.

La demostración de que Jobs se ha involucrado tanto en el diseño de los productos de Apple hace crecer aún más la incertidumbre sobre lo que supondrá su marcha para el futuro de la compañía y si esta podrá mantener a largo plazo su liderazgo en innovación. Además, Jobs no sólo es partícipe de productos relacionados con la innovación técnica, como algoritmos de software, sino en otras patentes que van mucho más allá de la utilidad del producto.

El registro de las patentes demuestra que la firma del cofundador de Apple junto con Steve Wozniak está en productos insignificantes para la empresa y en otros que han sido cruciales para su éxito, como el embalaje de los iPods, objeto de culto para muchos de sus propietarios, o el cordón de muchos de los auriculares diseñados específicamente para este reproductor de música.

Por supuesto, Jobs tiene entre sus inventos decenas de modelos de ordenadores, tanto de sobremesa como portátiles, pero también participa en elementos mucho menos determinantes, como los monitores, los distintos tipos de ratón y los teclados, entre otros . Esta información invalida la idea que muchos expertos tienen en mente cuando hablan del genio para el diseño de Jobs, asociada sólo a los productos más famosos de la compañía, ya que él participa en muchos de esos productos.