Público
Público

Google acepta tumbar la neutralidad de la red móvil

El buscador y la operadora de EEUU Verizon presentan al organismo regulador una propuesta que pide no primar unos contenidos sobre otros en la red fija, pero excluye la banda ancha en los móviles y los servicios "diferenciados"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Google era hasta ayer la cara amable de la llamada neutralidad de la red, el principio por el que todos los contenidos que se encuentran en internet son igual de accesibles para el usuario, sin que haya diferencias de velocidades en función de que se pague o no a las operadoras por el uso de sus redes.

Pero algo ha cambiado en la visión que los activistas de la red tenían del gigante. La publicación a principios de esta semana de una propuesta realizada de forma conjunta por la compañía de Mountain View y la operadora Verizon para definir un marco del funcionamiento de la red en EEUU ha provocado que varias organizaciones recuerden a Google su propio lema: Don't be evil (no hagas el mal).

El documento que Google y Verizon plantean a la Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense (FCC) defiende a lo largo de nueve puntos las bondades de mantener la neutralidad en las redes fijas. 'En la prestación de un servicio de banda ancha, un proveedor tendría prohibido cometer actos de discriminación contra cualquier contenido, aplicación o servicio para evitar causar un perjuicio a la libre competencia o a los usuarios', detalla la propuesta.

La protección del usuario frente al bloqueo por parte de las operadoras de cierto tipo de tráfico no plantea dudas. De hecho, se insta a la FCC a imponer multas de hasta dos millones de dólares a los proveedores de acceso que inclumplan esa directriz.

Google se erigió como un férreo enemigo de la red de dos velocidades

El problema que ha hecho que plataformas como Save the Internet acusen a Google y Verizon de querer acabar con 'internet tal y como la conocemos' surge por dos cuestiones.

En primer lugar, las compañías especifican que se podría aplicar una prioridad en el tráfico para futuros servicios 'diferenciados'. Este punto fue matizado el lunes por el consejero delegado de Verizon, Ivan Seidenberg, durante una conferencia en la que indicó que esos contenidos 'adicionales' podrían hacer referencia, por ejemplo, al 3D en la red o a nuevas formas de entretenimiento.

El segundo punto de desencuentro entre los defensores de la neutralidad de la red y estas compañías es el que hace referencia a las redes de banda ancha móvil. El documento especifica que 'debido a las características únicas de las redes inalámbricas, y a la naturaleza aún en desarrollo de sus servicios, sólo se aplicaría el principio de transparencia'. Ese principio, el tercero que se muestra en el documento de Google y Verizon, sólo hace refencia a que las operadoras tienen que informar a sus usuarios claramente de los servicios que incluye la contratación de su línea, sin puntualizar que estas no puedan optar por bloquear algunos de ellos.

'Falsa neutralidad'

Las operadoras ya alertaron de que las redes móviles no eran sostenibles

La coalición Save the Internet, que reúne a más de 200 ONG y 300 pequeñas empresas, tiene una visión muy diferente a lo que Google y Verizon han querido transmitir como una defensa férrea de la neutralidad de la red. 'Lo que están proponiendo es una falsa neutralidad. El acuerdo permitiría a operadoras como Verizon en lugar de a los usuarios de internet decidir qué aplicaciones merecen la mejor calidad de servicio. Esa no es la forma en la que internet ha funcionado, y amenaza con cerrar la puerta a aplicaciones innovadoras en el futuro', explica en su blog el miembro de Save the Internet Craig Aaron.

Las operadoras de EEUU llevan tiempo alertando de que la proliferación de los smartphones o teléfonos inteligentes, el creciente ancho de banda que demandan los usuarios y las inversiones que hay que realizar para redimensionar las redes no son conceptos compatibles a medio plazo. AT&T, de hecho, eliminó el pasado junio sus tarifas móviles ilimitadas de descarga de datos para nuevos clientes. El problema de abrir la puerta a una internet de dos velocidades en el móvil es si, ante un posible pago según el ancho de banda consumido, podría surgir desde cero un nuevo Google o Facebook.

'Necesidad' de red abierta

Los defensores de la neutralidad creen que esto frena la creación de servicios

El consejero delegado de Google, Eric Schmidt, reconoció en la conferencia del lunes que 'las siguientes dos personas en un garaje [en referencia al origen humilde de la propia Google] necesitan una internet abierta', una frase que ha sido respondida por la asociación Free Press, que coordina la coalición Save the Internet. 'Están prometiendo neutralidad sólo para una parte de internet, una en la que seguramente dejarán de invertir. Pero también están preparando el camino para una nueva internet para la fibra y los teléfonos móviles donde la neutralidad no se aplicará'.

Los activistas de la red tienen puestas sus esperanzas en que la FCC y el Congreso de EEUU definan la neutralidad propuesta en redes de banda ancha fija y la trasladen a las móviles. La iniciativa de Save the Internet para que los usuarios pidan por correo electrónico a Google que deje de 'hacer el mal' continúa abierta.

La propuesta legislativa de Google y Verizon se circunscribe a EEUU, pero las operadoras de otros países, como Telefónica, siguen muy atentamente este debate. El presidente de la compañía, César Alierta, ya planteó en febrero que los buscadores deberían costear parte de la inversión realizada en infraestructuras, una posibilidad que recibió el respaldo de Vodafone. En aquel momento, Google respondió argumentando que internet se había forjado “sin guardianes sobre los contenidos o servicios”. Pero días después, durante la celebración del Mobile World Congress en Barcelona, el consejero delegado de Google, Eric Schmidt, se mostró más conciliador, especificando que en internet había sitio “para todos”, y que buscadores, fabricantes de dispositivos y operadoras se necesitaban mutuamente. 

¿En qué consiste la propuesta?
El acuerdo entre Google y Verizon defiende los principios básicos de la neutralidad de la red en la banda ancha fija. Excluye de este concepto los servicios que necesitan un mayor tráfico y las redes móviles debido a “sus características únicas”.

¿A quién afectaría?
El documento tiene intención de influir y presionar a los legisladores estadounidenses para construir un nuevo marco regulador. La propuesta afecta sólo a EEUU, pero las operadoras europeas lo siguen con inquietud ya que, de ponerse en práctica, sería la respuesta que ellas también están demandando.

¿Por qué no en redes fijas?
El problema también se plantea en las redes fijas, pero sólo para los servicios denominados “diferenciados”. El auge de la navegación móvil y unas redes que, en EEUU, no están preparadas para asumir un tráfico creciente, concentran la preocupación de las operadoras. Estas esperan sufragar nuevas infraestructuras con los ingresos que les proporcionarían las compañías de la red.

¿Llegará esta tendencia a Europa?
El debate ya ha llegado. La Comisión Europea, que se ha negado a aprobar una legislación de forma unilateral, mantiene abierta hasta el 30 de septiembre una consulta pública sobre la neutralidad de la red. La comisaria de la Agenda Digital, Neelie Kroes, se comprometió en abril a redactar un informe sobre este asunto antes de que finalice el año. Kroes reconoció que las operadoras habían presionado para introducir la llamada ‘tasa Google’, un impuesto a los generadores de contenidos que más ancho de banda necesitan para ofrecer sus servicios a los usuarios.